Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Foto del lunes de un rebelde cerca de unas armas en el poblado de al-Rayhan cerca de la ciudad de Douma, en Siria. Ene 2, 2017. Grupos rebeldes sirios dijeron el lunes que decidieron congelar cualquier diálogo sobre su posible participación en las negociaciones de paz en Siria que prepara Moscú en Kazajistán, a menos que el Gobierno sirio y sus aliados respaldados por Irán pongan fin a lo que dijeron eran violaciones al cese del fuego. REUTERS/Bassam Khabieh

(reuters_tickers)

AMÁN (Reuters) - Grupos rebeldes sirios dijeron el lunes que decidieron congelar cualquier diálogo sobre su posible participación en las negociaciones de paz en Siria que prepara Moscú en Kazajistán, a menos que el Gobierno sirio y sus aliados respaldados por Irán pongan fin a lo que dijeron eran violaciones al cese del fuego.

En un comunicado, los grupos rebeldes también dijeron que cualquier avance territorial del Ejército y las milicias apoyadas por Irán que combaten junto a las tropas del Gobierno pondría fin al frágil cese del fuego que entró en vigor el viernes y fue mediado por Rusia y Turquía.

"El régimen y sus aliados han continuado disparando y cometiendo múltiples y grandes violaciones", dijo el comunicado firmado por grupos rebeldes que operan bajo la coordinación del llamado Ejército Libre Sirio (FSA, por su sigla en inglés), en su mayoría de tendencia moderada.

El Consejo de Seguridad de la ONU dio su respaldo al cese del fuego, que debería ser seguido por una conferencia de paz en la capital kazaja, Astana.

El comunicado dice que las principales violaciones se han registrado en un área al noroeste de Damasco, en el valle Wadi Barada, que es controlado por los rebeldes y donde las fuerzas del Gobierno y el grupo libanés Hezbolá -apoyado por Irán- han intentado extender los avances de su campaña.

Los rebeldes dicen que el Ejército busca recapturar el área, donde se encuentra un importante manantial que surte la mayor parte del agua que consume Damasco y por la que cruza una ruta que une a la capital siria con El Líbano que es utilizada por Hezbolá.

Al igual que acuerdos previos de cese de las hostilidades, el pacto actual ha tambaleado desde un inicio y se han reportado brotes de violencia en algunas áreas, aunque se ha respetado en otras.

Los grupos rebeldes pusieron en duda la capacidad de Rusia para obligar al Gobierno sirio y sus aliados a respetar los términos del acuerdo de cese del fuego.

(Reporte de Suleiman Al-Khalidi; Editado en Español por Ricardo Figueroa)

Reuters