Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

En la imagen de archivo, el parlamento británico en Westminster (Londres, Reino Unido) el 3 de enero de 2018. REUTERS/Simon Dawson

(reuters_tickers)

LONDRES/MOSCÚ (Reuters) - Reino Unido culpó a Rusia el jueves de un ciberataque ocurrido el año pasado, apuntando el dedo públicamente a Moscú por propagar un virus que provocó problemas a empresas en toda Europa, incluyendo a Reckitt Benckiser.

Rusia negó la acusación, diciendo que era parte de una campaña "rusófoba" que estaría siendo librada por algunos países occidentales.

El denominado ataque NotPetya perpetrado en junio comenzó en Ucrania, donde dañó computadores del Gobierno y de empresas antes de propagarse por todo el mundo, interrumpiendo operaciones en puertos, fábricas y oficinas.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Reino Unido dijo que el ataque se originó en estamentos militares rusos.

"La decisión de atribuir públicamente este incidente remarca el hecho de que Reino Unido y sus aliados no tolerarán la actividad cibernética maliciosa", comentó el ministerio en un comunicado.

"Los principales objetivos fueron los sectores financiero, de energía y gubernamental de Ucrania. Su diseño indiscriminado hizo que se propagara más, afectando a otros negocios europeos y rusos", agregó.

Moscú ha negado previamente estar detrás del ataque NotPetya y el jueves el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo que Rusia "niega categóricamente las acusaciones".

"Las consideramos... sin fundamento. Esto no es más que una continuación de una campaña rusófoba que carece de pruebas", declaró Peskov en una conferencia de prensa.

El ministro de Defensa británico, Gavin Williamson, dijo que el ataque era parte de una nueva era de conflictos bélicos y que el país tiene que estar listo para responder.

"Debemos estar preparados para enfrentar estas amenazas fuertes y crecientes", comentó Williamson en un comunicado.

En noviembre, la primera ministra Theresa May acusó a Rusia de interferir en las elecciones y de instalar historias falsas en los medios.

(Reporte de Sarah Young en Lonres y Denis Pinchuk y Katya; Golubkova en Moscú. Editado en español por Patricio Abusleme)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters