Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un trabajador en la planta de Boeing en Renton, EEUU, feb 13, 2017. REUTERS/Jason Redmond

(reuters_tickers)

Por Lucia Mutikani

WASHINGTON (Reuters) - Una medida de la actividad en las fábricas de Estados Unidos cayó en julio desde un máximo de casi tres años en medio de un descenso de las órdenes nuevas, mientras que el gasto del consumidor aumentó levemente el mes pasado, lo que pone a la mayor economía del mundo en una senda de crecimiento moderado en el tercer trimestre.

Otros datos divulgados el martes mostraron una fuerte caída en el gasto en construcción en junio, ya que la inversión en proyectos públicos registró su mayor caída desde marzo de 2002.

El Instituto de Gerencia y Abastecimiento (ISM, por su sigla en inglés) dijo que su índice nacional de actividad fabril bajó a 56,3 en julio desde 57,8 en junio, que fue el nivel más alto desde agosto de 2014.

Una lectura por encima de 50 del índice ISM indica una expansión en la actividad manufacturera, que representa alrededor del 12 por ciento de la economía de Estados Unidos. Las manufacturas se están desacelerando ante un impulso del sector energético tras un aumento de las labores de perforación de pozos de petroleros.

El índice ISM también está siendo afectado por una disminución de la producción de automóviles, en momentos en que las empresas del sector están respondiendo a una caída en sus ventas que las han dejado con unos inventarios excesivamente abultados. La producción de automóviles en Estados Unidos ha descendido durante tres trimestres consecutivos.

El dólar tocó un mínimo de 15 meses frente a una cesta de monedas después de los datos. Los precios de los bonos del Tesoro de Estados Unidos revirtieron su tendencia y negociaban al alza, mientras que las acciones en Wall Street subían, con el promedio industrial Dow Jones alcanzando un récord.

En un informe separado divulgado el martes, el Departamento de Comercio dijo que el gasto del consumidor, que representa más de dos tercios de la actividad económica de Estados Unidos, subió un 0,1 por ciento en junio tras un avance de 0,2 por ciento en mayo.

También hubo pocas señales de inflación. El índice de precios de gastos de consumo personal (PCE), que excluye alimentos y energía, subió un 0,1 por ciento en junio tras un avance similar en mayo. En el período de 12 meses a junio, el denominado PCE básico aumentó 1,5 por ciento después de avanzar el mismo margen en mayo.

El PCE básico es la medida de inflación preferida por la Reserva Federal. El banco central estadounidense tiene un objetivo inflacionario del 2 por ciento.

Los datos fueron incluidos en el informe del producto interno bruto del segundo trimestre publicado la semana pasada. Ese reporte mostró que el gasto de los consumidores aumentó a una tasa anualizada de 2,8 por ciento, lo que representó la mayor parte del crecimiento económico del 2,6 por ciento registrado durante el trimestre.

Sin embargo, esa estimación podría ser revisada a la baja luego de un informe del Departamento de Comercio publicado el martes que mostró que el gasto en construcción cayó un 1,3 por ciento a 1,21 billones de dólares, su nivel más bajo desde septiembre de 2016.

El gasto en construcción se vio afectado por una caída de 5,4 por ciento en la inversión pública, el mayor descenso desde marzo de 2002.

(Reporte de Lucia Mutikani. Editado en español por Rodrigo Charme)

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Reuters