Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Operadores trabajando en la bolsa de Wall Street en Nueva York, mar 29, 2017. Los inversionistas globales redujeron su exposición a las acciones de Estados Unidos en marzo por crecientes dudas sobre el impulso al mercado de las políticas de Donald Trump, además redujeron sus inversiones en acciones del Reino Unido a mínimos de cinco años y medio por la preocupación sobre el Brexit y un posible quiebre del Reino Unido. REUTERS/Brendan McDermid

(reuters_tickers)

Por Claire Milhench

LONDRES (Reuters) - Los inversionistas globales redujeron su exposición a las acciones de Estados Unidos en marzo por crecientes dudas sobre el impulso al mercado de las políticas de Donald Trump, además redujeron sus inversiones en acciones del Reino Unido a mínimos de cinco años y medio por la preocupación sobre el Brexit y un posible quiebre del Reino Unido.

Una encuesta mensual de Reuters a 46 gestores de fondos y directores de inversiones de Europa, Estados Unidos, Gran Bretaña y Japón mostró que los inversionistas recortaron su inversión en acciones estadounidenses a un 40,8 por ciento de sus carteras de acciones globales, desde un 41,2 por ciento en febrero.

Es el nivel más bajo desde que Donald Trump fue elegido presidente de Estados Unidos en noviembre, con la promesa de recortar impuestos y aumentar el gasto fiscal.

Los inversores habían acumulado acciones estadounidenses en una apuesta a una ola de crecimiento impulsada por el derroche fiscal prometido, pero el reciente fracaso de Trump para aprobar una reforma de la salud en el Congreso ha provocado que se detenga la corriente alcista atribuida a la llamada "Trumpflación".

El efectivo subió a un 5,6 por ciento de las carteras, el nivel más alto desde noviembre, pues algunos gerentes expresaron preocupación por los precios de los activos, especialmente ante los riesgos políticos.

Sin embargo, la inversión global en acciones aumentó ligeramente a un 45,7 por ciento en las carteras globales balanceadas, desde el 45,5 por ciento, mientras que el peso de los bonos cayó a un 39,7 por ciento desde el 40,3 por ciento.

Los gestores de activos también redujeron la exposición a las acciones del Reino Unido en 1,6 puntos porcentuales al 9,1 por ciento del total de la cartera de renta variable global, un mínimo desde septiembre de 2011, luego que Gran Bretaña desencadenó formalmente el proceso de salida de la Unión Europea.

Los inversores se mostraron relativamente optimistas sobre las acciones de la zona euro y elevaron su exposición en 1,6 puntos porcentuales al 18,6 por ciento de sus carteras de renta variable global, el nivel más alto desde agosto de 2016.

(Reporte adicional de Maria Pia Quaglia Regondi en Milán y Hari Kishan en Bengaluru; Editado en español por Javier López de Lérida)

Reuters