Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un surtidor de combustible en una gasolinera de Phillips 66 en Wheeling, EEUU, oct 27, 2016. Los precios al consumidor en Estados Unidos subieron en diciembre por un alza en los costos de la gasolina y los alquileres de viviendas, mientras que la medición interanual alcanzó un máximo de dos años y medio, en un indicio de que se están consolidando las presiones inflacionarias en el país. REUTERS/Jim Young

(reuters_tickers)

Por Lucia Mutikani

WASHINGTON (Reuters) - Los precios al consumidor en Estados Unidos subieron en diciembre por un alza en los costos de la gasolina y los alquileres de viviendas, mientras que la medición interanual alcanzó un máximo de dos años y medio, en un indicio de que se están consolidando las presiones inflacionarias en el país.

La creciente inflación y una expansión económica más sólida, si se mantienen, impulsarían a la Reserva Federal a subir las tasas de interés a un ritmo más acelerado de lo previsto.

"Un mayor impulso en los precios al consumidor podría incrementar la percepción de una Fed más rígida y la posibilidad de un ajuste más agresivo", dijo Jim Baird, jefe de inversiones de Plante Moran Financial Advisors en Kalamazoo, Michigan.

El banco central estadounidense ha proyectado tres alzas de las tasas de interés para este año. En diciembre, subió su tipo referencial en 25 puntos básicos a un rango de 0,50-0,75 por ciento.

El Departamento de Trabajo dijo el miércoles que su Índice de Precios al Consumidor (IPC) subió un 0,3 por ciento el mes pasado después de avanzar 0,2 por ciento en noviembre.

En los 12 meses a diciembre, el IPC aumentó un 2,1 por ciento, su mayor incremento interanual desde junio de 2014. En un año hasta noviembre, el IPC subió 1,7 por ciento.

Los incrementos estuvieron en línea con las estimaciones de economistas consultados en un sondeo de Reuters. El IPC escaló un 2,1 por ciento en 2016, superando el avance de 0,7 por ciento de 2015.

El índice dólar, que mide a la divisa estadounidense frente a una canasta de monedas relevantes, subió tras el dato de inflación, mientras que los precios de los bonos del Tesoro estadounidense cayeron. Las acciones operaban mayormente en alza.

La inflación subyacente, que excluye los volátiles costos de la energía y los alimentos, se aceleró un 0,2 por ciento el mes pasado tras avanzar a igual ritmo en noviembre. En la medición de 12 meses a diciembre, el IPC subyacente presentó un alza de 2,2 por ciento, desde un aumento de 2,1 por ciento en noviembre.

La Fed tiene una meta de inflación del 2 por ciento y sigue una medición que actualmente se ubica en 1,6 por ciento.

El aumento de los salarios por una mejoría del mercado laboral también está alentando la aceleración de la inflación. Previamente este mes, un reporte del Gobierno indicó que los ingresos promedio por hora treparon en diciembre a su mayor ritmo desde junio de 2009.

Las presiones sobre los precios probablemente mantendrán la tendencia alcista en medio de las expectativas de un mayor estímulo fiscal con el Gobierno entrante de Donald Trump.

El magnate republicano, que asumirá el viernes la presidencia de Estados Unidos, ha prometido aumentar el gasto en infraestructura y bajar impuestos.

Un informe separado de la Fed mostró el miércoles que la producción industrial subió un 0,8 por ciento en diciembre, su mayor incremento desde noviembre de 2014.

(Editado en español por Ana Laura Mitidieri)

Reuters