Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

En la imagen de archivo, aviones de combate F-15 de las Fuerzas de Autodefensa de Japón realizan un ejercicio aéreo con los bombarderos B-1B Lancer de la Fuerza Aérea de Estados Unidos en los cielos del Mar de la China Meridional. 9 de septiembre de 2017.

(reuters_tickers)

Por Michelle Nichols, Phil Stewart y Christine Kim

WASHINGTON/NACIONES UNIDAS/SEÚL (Reuters) - Bombarderos de la Fuerza Aérea estadounidense escoltados por aviones de combate sobrevolaron el sábado aguas internacionales al este de Corea del Norte, en una demostración de fuerza que el Pentágono dijo que busca enseñar las opciones militares que dispone el gobierno del presidente Donald Trump.

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores de Corea del Norte, Ri Yong Ho, dijo ante Naciones Unidas que Trump ha hecho que sea "inevitable que nuestros cohetes puedan visitar el territorio continental estadounidense" tras mofarse de su líder Kim Jong Un llamándolo "rocket man".

El Pentágono declaró que con la demostración del sábado busca dar a conocer las muchas opciones militares con las que cuenta Trump para lidiar con la grave amenaza que representa el programa nuclear norcoreano.

"Es lo más al norte de la Zona Desmilitarizada que cualquier combatiente o bombardero estadounidense ha volado frente a la costa de Corea del Norte en el siglo XXI, lo que destaca la seriedad con la que nos tomamos el comportamiento insensato (de Corea del Norte)", dijo la portavoz del Pentágono, Dana White.

El canciller norcoreano, en tanto, declaró durante la reunión anual de líderes mundiales en la Asamblea General de la ONU que "finalmente estamos a sólo unos pocos pasos de la etapa final de completar nuestra fuerza nuclear estatal".

"Es una esperanza vana considerar cualquier posibilidad de que DPRK (Corea del Norte) sea afectada aunque sea un centímetro o que cambie su postura debido al endurecimiento de las sanciones de las fuerzas hostiles", declaró el diplomático.

Previamente en la semana, Ri había dicho que creía que Pyongyang podría considerar una prueba de escala sin precedentes de una bomba de hidrógeno en el Océano Pacífico.

Más temprano el sábado se sintió una actividad sísmica inusual a poca distancia del lugar donde Corea del Norte realiza pruebas nucleares, pero expertos y autoridades dijeron que el movimiento telúrico no habría sido causado por intervención humana, lo que disipó temores de que Pyongyang hubiera hecho otro ensayo nuclear.

Funcionarios de los servicios geológicos chinos indicaron que el sismo magnitud 3,4, detectado a las 0829 GMT, fue una "presunta explosión", pero tanto la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (OTPCE) como un funcionario de la agencia meteorológica de Corea del Sur dijeron que se trató posiblemente de un sismo natural.

El movimiento, que Corea del Sur dijo que tuvo una magnitud 3,0, se detectó en la localidad de Kilju, en la provincia de Hamgyong, donde se ubica el sitio de pruebas nucleares norcoreano de Punggye-ri, señaló un funcionario surcoreano.

Los seis ensayos nucleares previos de Pyongyang se registraron como sismos de magnitud 4,3 o sobre ese nivel. La última prueba, realizada el 3 de septiembre, fue de 6,3 según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS).

(Reporte adicional de Andrew Galbraith en Shanghái, Ben Blanchard en Pekín, Heekyong Yang en Seúl, Michael Shields en Zúrich, Denis Pinchuk en Moscú y David Brunnstrom y Yara Bayoumy en Naciones Unidas y John Walcott e Idrees Ali en Washington. Escrito por Yara Bayoumy; editado en español por Janisse Huambachano)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










Reuters