Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La primera ministra británica, Theresa May, se dirige a la Cámara sobre la reacción de su gobierno al envenenamiento del ex oficial de inteligencia ruso Sergei Skripal y su hija Yulia en Salisbury, en Londres, el 14 de marzo de 2018. ESTA IMAGEN A SIDO PROPORCIONADA POR UN TERCERO

(reuters_tickers)

Por Estelle Shirbon y Costas Pitas

LONDRES (Reuters) - Reino Unido expulsará a 23 diplomáticos rusos, la medida más dura de este tipo desde la Guerra Fría, en respuesta a un ataque químico contra un ex doble agente ruso en Inglaterra del que la primera ministra británica, Theresa May, culpó a Moscú.

El miércoles, May apuntó firmemente su dedo acusador contra el presidente ruso, Vladimir Putin, mientras detallaba las represalias en el Parlamento.

Rusia niega cualquier implicación en el ataque contra el exespía Sergei Skripal y su hija Yulia, que están hospitalizados en estado crítico desde que fueron hallados inconscientes el 4 de marzo en un banco de Salisbury, en el sur de Inglaterra.

May anunció que podría congelar activos estatales rusos que representen una amenaza a la seguridad, nuevas leyes para enfrentar la actividad de estados hostiles y una reducción de la presencia oficial británica en el Mundial de Fútbol de Rusia.

Dio de plazo a Moscú hasta la medianoche del martes para explicar cómo llegó a usarse el agente neurotóxico Novichok, de fabricación soviética, en las calles de Salisbury, exigiendo saber si el responsable era el Estado ruso o había perdido el control de partidas de la peligrosa sustancia.

"Su respuesta demostró un completo desprecio por la gravedad de estos hechos", comentó May en su discurso ante el Parlamento. "Trataron el uso de un agente neurotóxico de grado militar en Europa con sarcasmo, desdén y desafío".

La única conclusión posible es que el Estado ruso estuvo detrás del intento de asesinato de los Skripal y del daño que sufrió Nick Bailey, un oficial de policía que está grave tras haber sido expuesto al agente neurotóxico, declaró May. "Esto representa un uso ilegal de la fuerza por parte del Estado ruso contra Reino Unido".

El Ministerio de Relaciones Exteriores ruso señaló que Moscú responderá con rapidez a las medidas británicas, que fueron adoptadas con "fines políticos cortos de miras. El gobierno británico ha escogido la confrontación con Rusia".

MAY CARGA CONTRA PUTIN

Los dos gobiernos se culparon mutuamente por la crisis.

"Muchos miramos con esperanza a la Rusia postsoviética. Queríamos una mejor relación y es trágico que el presidente Putin haya elegido actuar de esta manera", dijo May.

Reino Unido, que recibió muestras de apoyo de Estados Unidos, la Unión Europea y la OTAN, indicó que intentará coordinar una respuesta internacional al ataque.

La embajadora de Estados Unidos en Naciones Unidas, Nikki Haley, dijo al Consejo de Seguridad de la ONU que cree que Rusia es responsable y pidió "medidas inmediatas y concretas".

La canciller alemana, Angela Merkel, dijo que se toma en serio las pesquisas británicas y habrá una posición europea común, aunque "debemos hablar de manera responsable aún" con Rusia, pese a las diferencias de opinión. Un portavoz del gobierno francés dijo que París está esperando las pruebas antes de decidir si solidariza con Londres.

May dijo que los 23 diplomáticos, identificados como agentes de inteligencia no declarados, tienen una semana para irse y que la capacidad del espionaje ruso en Reino Unido quedará dañada en los próximos años.

Asimismo, indicó que Reino Unido revocará una invitación al ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, para que visite el país y suspenderá los contactos bilaterales de alto nivel planeados entre Londres y Moscú. En lo referente al Mundial, que albergará Rusia en junio y julio, afirmó que no acudirán ministros ni miembros de la Casa Real.

No obstante, a diferencia de las sanciones que impusieron Estados Unidos y la Unión Europea sobre Rusia en respuesta a su anexión de Crimea, May no apuntó a individuos ni a compañías rusas como objetivo específico de penalizaciones.

"Congelaremos los activos del Estado ruso donde tengamos la prueba de que pueden ser utilizados para amenazar la vida o la propiedad de nacionales o residentes del Reino Unido", destacó.

Además, anunció un aumento de los registros de los vuelos privados, aduanas y cargamentos para vigilar mejor a las personas que viajen a Reino Unido y puedan representar una amenaza a la seguridad. También amenazó a personas descritas como "criminales peligrosos y élites corruptas", agregando que "no hay lugar para esa gente, o su dinero, en nuestro país".

(Reporte de Costas Pitas, Estelle Shirbon, Guy Faulconbridge, Michael Holden, Elizabeth Piper y William James; reporte adicional de Polina Ivanova en Moscú; escrito por Estelle Shirbon; editado en español por Carlos Aliaga y Carlos Serrano)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










Reuters