Reuters internacional

IMAGEN DE ARCHIVO: La primera ministra británica, Theresa May, aparece en un programa en los estudios Sky de Osterley, al oeste de Londres. 29 de mayo 2017. La primera ministra británica, Theresa May, dijo el martes que quiere mantener una colaboración "profunda y especial" con la Unión Europea, en respuesta a la sugerencia de la canciller alemana, Angela Merkel, de que el bloque regional no puede seguir dependiendo completamente de Reino Unido. REUTERS/Stefan Rousseau/Pool/File Photo

(reuters_tickers)

Por Costas Pitas y Andy Bruce

LONDRES, 30 mayo (Reuters) - La capacidad de la primera ministra británica, Theresa May, para lograr una victoria abrumadora en la elección del 8 de junio quedó en duda el martes, después de que otros dos sondeos de opinión mostraron que la votación podría ser mucho más ajustada de lo que se pensaba en un principio.

Un total de siete encuestas realizadas desde el ataque del 22 de mayo en Manchester han mostrado que la ventaja de los conservadores sobre el opositor Partido Laborista se está achicando, en un indicio de que May podría no obtener el contundente triunfo que se proyectaba hace un mes.

Un sondeo de Survation para el programa televisivo "Good Morning Britain" del canal ITV indicó que el liderazgo de May cayó a 6 puntos porcentuales frente a los 9 que tenía hace una semana y los 18 puntos con que contaba hace 15 días.

Asimismo, un estudio de ICM para el diario The Guardian señaló que May tiene una ventaja de 12 puntos, suficiente para lograr una gran mayoría de unos 100 escaños, pero dos puntos menos que el pasado fin de semana y a gran distancia de los 22 puntos que llevaba a principios de mes.

"Hace tres semanas, era la elección más fácil de adjudicar de la historia", dijo Martin Boon, director de ICM, a Reuters. "Pero desde el lanzamiento de los programas ha habido una rápida reducción de la brecha entre conservadores y laboristas", comentó, en referencia al catálogo de promesas preelectorales de los principales partidos.

El liderazgo en las encuestas de May comenzó a reducirse con fuerza después de que el 18 de mayo presentó sus planes para que algunas personas mayores paguen una cuota más alta de los costos de salud, una propuesta bautizada como "impuesto a la demencia" por sus rivales.

Después del revés que sufrió en los sondeos, May se vio obligada a dar marcha atrás a su medida en una comparecencia ante los medios el lunes, en la que pareció nerviosa e irritada ante las preguntas de los periodistas.

En las encuestas ha sido difícil descifrar hasta el momento si la impopularidad de la propuesta de May o el ataque suicida de Manchester están influyendo en las intenciones de los votantes.

(Editado en español por Ana Laura Mitidieri y Carlos Serrano)

Reuters

 Reuters internacional