Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Reporteros caminan en el set para medios dispuesto por la organización de las conversaciones sobre paz en Siria, en Astaná,Kazajistán. 23 de enero 2017.Los bandos enfrentados en la guerra de Siria se reunieron el lunes en la capital de Kazajistán, flanqueadas por naciones intermediarias que buscan allanar el camino hacia un objetivo que otras negociaciones no han logrado alcanzar: el fin de un conflicto de seis años de duración. REUTERS/Mukhtar Kholdorbekov

(reuters_tickers)

Por Olzhas Auyezov y Suleiman Al-Khalidi

ASTANÁ (Reuters) - Los bandos enfrentados en la guerra de Siria se reunieron el lunes en la capital de Kazajistán, flanqueadas por naciones intermediarias que buscan allanar el camino hacia un objetivo que otras negociaciones no han logrado alcanzar: el fin de un conflicto de seis años de duración.

El encuentro -patrocinado por Rusia, Turquía e Irán- es el primero entre la oposición y los representantes del presidente sirio, Bashar al-Assad, desde que unas conversaciones desarrolladas en Ginebra, en el seno de Naciones Unidas, fueran suspendidas a principios del año pasado.

Mientras los combates en Siria continuaban y los organizadores de la reunión minimizaban las posibilidades de avances, ambas partes se sentaron cara a cara en una mesa redonda situada en una sala de conferencias de un hotel de Astaná antes de iniciar un día de conversaciones.

La delegación rebelde no tenía intención de negociar cara a cara con los representantes del Gobierno, sino a través de intermediarios, dijo una fuente rebelde.

Alexander Musienko, un asesor del embajador ruso en Kazajistán, consideró las conversaciones como un paso dentro de un largo proceso. "Es indudable que no se pueden resolver asuntos como éste en solo un día", dijo a periodistas el domingo.

No había altos cargos de gobierno en las delegaciones y el Ministerio de Asuntos Exteriores de Kazajistán dijo que esperaba que las conversaciones terminaran el martes a mediodía.

Rusia, aliado de Assad, y Turquía, que ha apoyado a los rebeldes, siguen estando en desacuerdo sobre cuestiones fundamentales sobre si el presidente sirio debería seguir en el poder o, como piden los rebeldes, dimitir.

El jefe de la delegación gubernamental siria, Bashar al-Jaafari, dijo que el objetivo de su grupo era reforzar un precario alto el fuego como precursor de una solución política amplia.

En declaraciones a Reuters, un portavoz de la delegación opositora, Yahya al Aridi, también dijo que las conversaciones políticas no estaban en la agenda de la cita en Astaná.

Destacando la desconfianza mutua que tendrá que superarse, Jaafari restó importancia al papel de Turquía como parte de las conversaciones, diciendo que éstas tendrán lugar únicamente entre sirios.

(Reporte adicional de Denis Dyomkin y Kinda Makieh en Astaná, Michelle Nichols en Naciones Unidas, Bozorgmehr Sharafedin en Dubái y Thomas Perry en Beirut. Editado en español por Rodrigo Charme)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters