Reuters internacional

Las personas evacuadas de los dos pueblos de Kefraya y al-Foua, viajan en autobús a al-Rashideen, provincia de Alepo, Siria. 14 de abril 2017.Buses evacuaban el viernes a miles de personas de dos ciudades chiíes sitiadas por los rebeldes en el noroeste de Siria y los insurgentes empezaban a dejar dos pueblos cerca de Damasco con sus familias tras un acuerdo entre ambos bandos del conflicto. REUTERS/Ammar Abdullah

(reuters_tickers)

Por Laila Bassam y John Davison

BEIRUT (Reuters) - Buses evacuaban el viernes a miles de personas de dos ciudades chiíes sitiadas por los rebeldes en el noroeste de Siria y los insurgentes empezaban a dejar dos pueblos cerca de Damasco con sus familias tras un acuerdo entre ambos bandos del conflicto.

En los últimos meses se han alcanzado acuerdos parecidos, en los que los rebeldes sirios dejan áreas que han sido asediadas por las fuerzas del presidente Bashar al-Assad, a veces a cambio de que los residentes chiíes se vayan de pueblos cercados por insurgentes, en su mayoría suníes.

Tras seis años de guerra civil, Damasco tiene la ventaja ante los rebeldes en el oeste del país y ha sido capaz de negociar los acuerdos desde una posición fuerte gracias a la intervención de Rusia desde 2015 y al mayor apoyo de los aliados chiíes de Irán y Hezbolá en El Líbano.

La oposición dice que los acuerdos equivalen a un cambio demográfico forzado y a un desplazamiento deliberado de los enemigos de Assad desde las principales ciudades del oeste de Siria.

El gobierno dice que los acuerdos le permiten recuperar el control y restablecer los servicios básicos en los pueblos destrozados.

Temprano el viernes, los residentes de las ciudades de mayoría chií de al-Foua y Kefraya, que eran asediadas por las fuerzas rebeldes en la provincia de Idlib, al noroeste del país, se iban en decenas de buses, indicó el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos. Los buses llegaron varias horas después a las afueras de la norteña ciudad de Alepo, agregó el Observatorio.

En tanto, buses que llevaban combatientes rebeldes y a sus familias dejaban Madaya, un pueblo cerca de Damasco que es asediado por las tropas del gobierno, dijeron el Observatorio y una unidad militar de medios pro Damasco.

La evacuación de Zabadani, otro pueblo rodeado por las fuerzas del gobierno y sus aliados e incluido en el acuerdo, parece haber sido postergada. Se esperaba que la operación se iniciara más tarde el viernes.

(Escrito por Michael Georgy y John Davison; Editado en español por Janisse Huambachano)

Reuters

 Reuters internacional