Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, durante una conferencia de prensa antes del comienzo de la 47 Asamblea General en Cancún, México. 19 junio 2017. Almagro, un fuerte crítico del Gobierno venezolano, ofreció el sábado aceptar una propuesta del presidente Nicolás Maduro de renunciar a su cargo a cambio del regreso del país al organismo. REUTERS/Carlos Jasso

(reuters_tickers)

Por Silene Ramírez

CARACAS (Reuters) - El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, un fuerte crítico del Gobierno venezolano, ofreció el sábado aceptar una propuesta del presidente Nicolás Maduro de renunciar a cambio del regreso del país al organismo.

La propuesta de Almagro estuvo seguida por una nueva jornada de protestas opositoras, que concluyó con una fuerte represión de efectivos antidisturbios con gases lacrimógenos y perdigones, como ha ocurrido en la mayoría de los más de 80 días de acciones en las calles, en las que han muerto 75 personas.

Mientras se enfrentaban cientos de manifestantes con soldados en una base aérea en el este de Caracas, con un saldo de dos guardias nacionales heridos -según esa fuerza-, Maduro observaba un desfile militar de conmemoración de los 196 años de la Batalla de Carabobo, que selló la independencia de Venezuela.

En un discurso frente a sus jefes militares, ministros y soldados, agradeció la lealtad de los hombres de armas y reiteró sus acusaciones de que la oposición quiere sembrar el caos y de que está siendo objeto de un golpe de Estado apoyado por sus enemigos en Estados Unidos.

"La desesperación, el odio, la ira, cunde en campo enemigo de la patria", dijo al enumerar lo que llamó "una doble victoria mundial" diplomática en la OEA y en la sede de Naciones Unidas en Ginebra, donde no prosperaron dos pedidos de condena por su manejo de la crisis política y económica en el país petrolero.

En la Asamblea General esta semana en México, la OEA fracasó en lograr el consenso para una resolución de condena. Sin embargo, los países miembros se comprometieron a trabajar hasta una resolución pacífica de la crisis en Venezuela.

Ante los intentos de la OEA, Maduro lanzó su artillería contra Almagro y le pidió la dimisión "por inmoral".

"He recibido públicamente una propuesta de negociación, mi renuncia a cambio del regreso de Venezuela a la OEA", dijo Almagro en un mensaje grabado publicado en Twitter.

"He aquí mi respuesta: Yo renunciaré a la Secretaría General de la OEA cuando se realicen elecciones nacionales libres y transparentes, con observación internacional y sin inhabilitados", añadió.

Como condiciones sumó la liberación de "todos los presos políticos listados por el Foro Penal Venezolano" y la amnistía a los exiliados; el reconocimiento de los poderes a la Asamblea Nacional y la independencia de los poderes judicial y electoral; la apertura de un canal humanitario de alimentos y medicamentos y que se juzgue a los asesinos de los manifestantes.

"NO NOS MATEN"

La oposición acusa a Maduro de dirigir al país miembro de la OPEP hacia una dictadura, de retrasar las elecciones, encarcelar a activistas y de una mala gestión que ha provocado una elevada inflación y una escasez de bienes básicos.

Líderes de la oposición convocaron a sus seguidores a mantenerse en protesta. El sábado celebraron masivas marchas en varias ciudades del país y en Caracas hacia la base aérea de La Carlota, en cuyo perímetro murieron en la semana dos jóvenes baleados por soldados en medio de una fuerte represión.

"No nos maten, queremos un mejor futuro para nuestro país", dijo uno de los manifestante, ataviado de una bandera de Venezuela, un escudo artesanal de cartón y con su cara tapada.

La marcha se desarrolló pacíficamente entre llamados de los líderes opositores a no incurrir en actos violentos, pero un grupo de jóvenes atacó la base con bombas molotov, lanzando piedras y otros objetos mientras rompían la cerca, provocando una fuerte respuesta de los efectivos militares.

(Reporte de Silene Ramírez; editado por Carlos Serrano)

Reuters