Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Policía israelí durante la confrontación desde el exterior de la Ciudad Vieja de Jerusalén. 21 julio 2017 REUTERS/Ronen Zvulun

(reuters_tickers)

Por Luke Baker y Ori Lewis

JERUSALÉN (Reuters) - Seis personas murieron el viernes en la peor oleada de violencia en años entre israelíes y palestinos, provocada por nuevas medidas de seguridad del Estado judío en el lugar más sagrado de Jerusalén.

Tres israelíes murieron apuñalados en un asentamiento judío de la ocupada Cisjordania, horas después de que tres palestinos fallecieran por la violencia generada por la instalación de detectores de metal en puntos de entrada a la Explanada de las Mezquitas, conocida por los judíos como el Monte del Templo, en la antigua ciudad amurallada de Jerusalén.

El presidente palestino, Mahmoud Abbas, ordenó la suspensión de todo contacto oficial con Israel hasta que se eliminen los detectores de metales. El líder no entró en detalles, pero actualmente la comunicación se limita en gran medida a la cooperación en seguridad.

"Declaro la suspensión de todos los contactos con Israel en todos los niveles hasta que se cancelen las medidas en la mezquita de Al-Aqsa y se mantenga el status quo", dijo Abbas en un breve discurso televisado.

Tres israelíes fueron apuñalados de muerte y una mujer fue herida en el asentamiento Neve Tsuf en Cisjordania. Los medios israelíes dijeron que los tres muertos eran de la misma familia, dos hombres de 60 y 40 años y una mujer de 40 años.

El Ejército israelí y medios de comunicación dijeron que el agresor entró en el asentamiento aprovechando la oscuridad para llevar a cabo su ataque. Radio Israel lo identificó como un palestino de 19 años de la aldea de Khobar cerca de Ramalá, a quien se le disparó. No se dio información de su condición.

El ministro palestino de Salud confirmó la muerte de tres personas por heridas de bala en dos vecindarios de Jerusalén Oriental durante las protestas. No estuvo claro quién disparó, pero los medios informaron que el responsable de una de las muertes fue un israelí de un asentamiento en Cisjordania.

Desde el domingo se han producido enfrentamientos entre palestinos y la policía israelí por la instalación de detectores a la entrada del templo. El lugar incluye la Mezquita de Al-Aqsa, el tercer lugar más sagrado para los musulmanes y el Domo de la Roca. Allí también se sitúa un antiguo templo judío.

A pesar de la presión internacional para quitar los detectores de metales, el gabinete de seguridad del primer ministro Benjamin Netanyahu decidió mantenerlos, sosteniendo que son necesarios para evitar el ingreso de armas de contrabando al templo.

(Reporte adicional Nidal al-Mughrabi. Editado en español por Javier Leira y Javier López de Lérida)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters