Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Personal militar frente al Congreso paraguayo en Asunción, mar 28, 2017. La oposición política en Paraguay convocó el martes a una movilización "en defensa de la democracia", luego de que el Senado quedara dividido en medio de una fuerte tensión política por la posibilidad de habilitar la reelección presidencial. REUTERS/Jorge Adorno

(reuters_tickers)

ASUNCIÓN (Reuters) - La oposición política en Paraguay se movilizó el martes "en defensa de la democracia", luego de que el Senado quedara dividido en medio de una fuerte tensión política por la posibilidad de habilitar la reelección presidencial.

El conflicto enfrenta a legisladores que defienden una modificación de la Constitución que habilite al presidente conservador Horacio Cartes a postularse para un período más y a quienes rechazan la opción por considerar que viola las normas vigentes.

La sede del Congreso paraguayo amaneció rodeada de policías y militares mientras los legisladores discutían la convocatoria de una sesión extraordinaria para modificar los reglamentos del Senado, algo que la oposición interpretó como el inicio de la ofensiva liderada por Cartes de cara a los comicios generales de abril del 2018.

La tensa disputa se produce dos días antes de que delegaciones de 48 países se reúnan en Paraguay para participar en la Asamblea de Gobernadores del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y de la Corporación Interamericana de Inversiones (CII).

"Esto es claramente el inicio de un golpe de Estado. Los sectores democráticos nos convocamos, vamos a juntarnos todos para defender la democracia", dijo a periodistas el presidente del opositor Partido Liberal, Efraín Alegre.

Alegre y otros líderes de la oposición encabezaron la manifestación en el centro de la capital paraguaya, que convocó a cientos de personas con banderas y casacas nacionales y carteles con leyendas de "No al Golpe".

La tensión se disparó cuando el vicepresidente segundo del Senado, Julio César Velázquez, dio entrada al pedido para reformar el reglamento, ignorando la autoridad del presidente presente en la sala y dejando al Senado dividido, con un grupo desconociendo la actuación del otro.

El grupo de Velázquez aprobó las modificaciones en una sesión improvisada en una de las oficinas de la sede legislativa mientras el otro convocó al Fiscal General del Estado para denunciar lo que consideró un "golpe parlamentario".

"Ellos están dispuestos a atropellar y nosotros tenemos que salvaguardar la república. Esta es una situación de quiebre institucional", dijo la senadora del Partido Colorado, Blanca Ovelar, disidente del oficialismo.

El edificio amaneció rodeado de vallas, policías de las fuerzas especiales y militares del Regimiento Escolta Presidencial, según reportes de testigos. Un portavoz policial dijo a Reuters que la presencia de agentes en la zona era preventiva para asegurar el desarrollo normal de las actividades.

Se espera que miles de campesinos lleguen el miércoles al centro de Asunción para exigir una reforma agraria, una protesta que se realiza cada año en marzo y podría agravar el conflicto.

(Reporte de Daniela Desantis, Editado por Juana Casas y Ricardo Figueroa)

Reuters