Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El tesorero de la minera Escondida de BHP Billiton, Carlos Allendes, da un discurso en una marcha pacífica , en Antofagasta, Chile. 3 de marzo 2017. La mina Escondida en Chile retomará sus faenas el fin de semana, luego de que sus trabajadores decidieron el jueves extender su contrato por un año y medio más, lo que puso fin a una histórica huelga en el mayor yacimiento mundial de cobre. REUTERS/Stringer

(reuters_tickers)

Por Felipe Iturrieta

ANTOFAGASTA, Chile (Reuters) - La mina Escondida en Chile retomará sus faenas el fin de semana, luego de que sus trabajadores decidieron el jueves extender su contrato por un año y medio más, lo que puso fin a una histórica huelga en el mayor yacimiento mundial de cobre.

El sindicato se acogió a una ley laboral para desactivar por ahora el conflicto, luego de que más temprano la minera dijo que no seguiría dialogando con el gremio y anunció que ajustaría su plan operativo tras el impacto de la movilización de 43 días en su producción y en el retraso de proyectos clave.

"Con esta decisión, se fuerza un contrato colectivo por 18 meses contados a partir del 1 de febrero del 2017 y para iniciar una nueva negociación el 1 de julio del 2018", dijo a periodistas Patricio Tapia, presidente del gremio.

El sindicato que representa a más de 2.500 afiliados se acogió específicamente al artículo 369 del Código del Trabajo, que extiende el contrato anterior por un año y medio más, pero no otorga bono de término de negociación ni ajustes salariales a los trabajadores.

Con la decisión del gremio se puso fin a la huelga más extensa de la gran minería en el país sudamericano, que obligó a la empresa -controlada por BHP Billiton- a declarar fuerza mayor en sus despachos, golpeó la economía chilena y puso presión alcista al precio internacional del cobre.

Los huelguistas habían insistido en no ceder en aspectos como el respeto a los descansos, disminución de beneficios o posibles diferencias entre operarios nuevos y antiguos.

"La única cosa que lograron es simplemente una prolongación de un año y medio, sin resolver los puntos mas importantes. Ese desgaste va a generar un ambiente laboral que es muy difícil manejar y la posibilidad que transcienda a otras negociaciones", dijo Juan Carlos Guajardo, jefe de la consultora Plusmining.

Las posiciones entre la empresa y el gremio estuvieron alejadas desde el inicio del proceso de negociación, lo que se agudizó por acusaciones cruzadas entre las partes.

REVISIÓN DE PRODUCCIÓN

La empresa había presentado la semana pasada una nueva oferta y dijo que estaría disponible hasta el 28 de marzo, tras lo cual pondría en marcha su plan de retomar faenas aunque la extensa huelga le obligará a ajustar sus planes, reduciendo los volúmenes de producción previstos.

"Todo este escenario nos obliga a revisar nuestro plan (...), a revisar las estructuras que nos permitan dar viabilidad a nuestro negocio minero", dijo a periodistas Marcelo Castillo, presidente de Minera Escondida, quien admitió que recobrar la total normalidad de las operaciones podría tomar entre 6 y 8 meses.

Hasta la semana pasada, la empresa había decidido no intentar reactivar las operaciones por razones de seguridad.

Durante la huelga, los operarios sindicalizados bloquearon los intentos de la empresa de retomar la producción, así como también avanzar en la ampliación de una concentradora y la construcción de una planta desalinizadora.

Con todo, la extensa movilización dejó millonarias pérdidas en la minera. Según cálculos de la industria, Escondida dejó de producir durante las protestas cerca de 120.000 toneladas de cobre.

Castillo admitió que no era posible estimar por ahora todo el daño económico que dejó la huelga.

Escondida, situada en el norte del país, produjo poco más de un millón de toneladas el año pasado.

La minera se alistaba ahora para retomar gradualmente sus faenas a partir de las 08.00 hora local del sábado.

(Con reporte adicional de Fabián Andrés Cambero y Gram Slattery, Editado por Carlos Serrano/Antonio de la Jara/Manuel Farías)

Reuters