Por Aislinn Laing

SANTIAGO, 19 oct (Reuters) - Soldados armados patrullaban las calles de la capital chilena en la mañana del sábado después de que el presidente Sebastián Piñera decretó estado de emergencia, en medio de violentas protestas que se iniciaron por un alza en las tarifas del metro, vital para el transporte en Santiago.

Javier Iturriaga del Campo, el general designado por Piñera para custodiar la capital, dijo en una conferencia de prensa en el palacio presidencial de La Moneda, que sus tropas concentrarían los patrullajes en "las áreas con más conflictos" pero que no se impondría toque de queda por ahora.

"La recomendación para las personas es que puedan concurrir a sus casas con sus familias y estar tranquilos", dijo.

"Estamos asumiendo el control, desplegando nuestras fuerzas de manera que puedan prevenir que continúen los actos de vandalismo", añadió.

El anuncio de Piñera siguió a una violenta jornada de protestas con barricadas, enfrentamientos en las calles entre manifestantes y policía y destrucción de algunas estaciones del tren subterráneo, uno de los más modernos de América Latina con 140 kilómetros de extensión.

Las estaciones habían sido escenario de manifestaciones de descontento por 11 días, convocadas principalmente por jóvenes y estudiantes que llamaron a evadir el pago de los pasajes.

En la mañana del sábado, las principales avenidas de la zona centro de Santiago mostraban los vestigios de las barricadas y los choques con la fuerza policial.

En el 2010, el gobierno decretó estado de emergencia en algunas áreas del sur país tras un fuerte terremoto que generó pánico en la población y saqueos por temor al desabastecimiento. Pero una medida así no se había replicado en la capital desde hace cerca de 30 años, cuando el país aún estaba bajo la dictadura militar de Augusto Pinochet.

Además de la quema de estaciones del metro, la sede de la empresa eléctrica Enel sufrió un incendio en sus escaleras exteriores, informaron autoridades.

La policía informó a Reuters que solo el viernes habían resultado heridos 156 oficiales, incluyendo cinco en condición seria. Cuarenta y nueve vehículos policiales fueron dañados, 41 estaciones de metro -de un total de 136- sufrieron actos vandálicos y 308 personas fueron detenidas.

(Reporte de Aislinn Laing en Santiago, editado en español por Gabriela Donoso)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes