Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Denis Istomin, de Uzbekistán, celebra la victoria en el partido de la segunda ronda de los hombres contra el serbio Novak Djokovic.19 de enero 2017.El uzbeco Denis Istomin dio el jueves la gran sorpresa en el Abierto de Australia al eliminar de la segunda ronda al actual campeón, Novak Djokovic, que se despidió del primer Grand Slam del año tras un partido épico de casi cinco horas. REUTERS/Issei Kato

(reuters_tickers)

Por Nick Mulvenney

MELBOURNE (Reuters) - El uzbeco Denis Istomin dio el jueves la gran sorpresa en el Abierto de Australia al eliminar de la segunda ronda al actual campeón, Novak Djokovic, que se despidió del primer Grand Slam del año tras un partido épico de casi cinco horas.

El número 117 del mundo, de 30 años, jugó el partido de su vida para asestar al hexacampeón de Australia su segunda derrota en siete años en Melbourne Park por 7-6(8), 5-7, 2-6, 7-6(5) y 6-4 en el Rod Laver Arena.

Istomin gritó de alegría cuando cerró el partido ante el 12 veces campeón de torneos de Grand Slam, cuando Djokovic envió la pelota demasiado larga al responder un servicio tras cuatro horas y 50 minutos de partido.

"Todos los créditos son para Denis por jugar un partido increíble, él merecía ganar", declaró el serbio, que se retira de un Gran Slam anticipadamente por primera vez desde 2008.

"No estoy contento con mi desempeño. Fue uno de esos días en los que no me sentí de lo mejor y en que el otro jugador realmente estaba en lo suyo. Así es el deporte", añadió.

El uzbeco, que recibió una invitación de la organización, se llevó el primer set pero no se desanimó cuando Djokovic remontó y se hizo con el segundo y el tercero.

Tras igualar el partido llevándose el tiebreak del cuarto, Istomin rompió el saque de su rival en el quinto y mantuvo los nervios para cerrar la victoria.

En tercera ronda, Istomin se enfrentará al español Pablo Carreño.

(Reporte de Nick Mulvenney. Editado en español por Emma Pinedo)

Reuters