Reuters internacional

Un total de 20 personas fueron torturadas y asesinadas con palos y cuchillos en un santuario sufí de Pakistán, dijo el domingo la Policía, en un ataque que llevaron a cabo supuestamente el guardián del templo y varios cómplices. en la imagen, hombres reunidos en laborees de rescate de los cuerpos de las víctimas en un santuario sufí en Sargodha, Pakistán, el 2 de abril de 2017. REUTERS/Stringer

(reuters_tickers)

LAHORE, Pakistán (Reuters) - Un total de 20 personas fueron torturadas y asesinadas con palos y cuchillos en un santuario sufí de Pakistán, dijo el domingo la Policía, en un ataque que llevaron a cabo supuestamente el guardián del templo y varios cómplices.

Otras cuatro personas resultaron heridas en el ataque, producido el domingo por la mañana en Sargodha, una ciudad de la región del Punjab.

El guardián del santuario, Abdul Waheed, pidió a los devotos que los visitaran y luego los atacó con sus cómplices, dijo Liaqat Ali Chattha, subcomisario de la zona.

"Mientras llegaban eran torturados y asesinados", dijo Chattha a Geo TV.

Pervaiz Haider, doctor en el hospital de Sargodha, dijo que la mayoría de los fallecidos fueron golpeados en la nuca.

"Hay heridas de palos y cuchillos en los cuerpos de las víctimas", dijo a Reuters.

La Policía detuvo a Waheed. En su interrogatorio dijo que creía que sus víctimas iban a matarlo, dijo Zulfiqar Hameed, responsible policial de Sargodha.

"Waheed dijo a la Policía que mató a las personas porque habían intentado matarlo con envenenamiento en el pasado e iban a intentar matarlo de nuevo", dijo Hameed a Reuters.

Reuters no pudo contactar inmediatamente con Waheed o con sus representantes legales.

El sufismo, con sus antiguos rituales hipnóticos, es una forma mística del islam que se practica en Pakistán desde hace siglos.

En los últimos meses, los santuarios sufíes han sido el objeto de ataques de suníes que los consideran heréticos. Un suicida con bomba del Estado Islámico mató a más de 80 devotos en un santuario en la provincia de Sindh.

En noviembre una explosión sacudió otro santuario sufí en el suroeste del país matando al menos a 52 personas, en otro ataque reivindicado por el Estado Islámico.

Reuters

 Reuters internacional