Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Tropas de Irak buscan recuperar Tikrit, mientras partidos inician negociaciones

Voluntarios chiíes de pie con sus armas tras asegurar un área predominantemente suní al sur de Bagdad. Fuerzas del Gobierno iraquí iniciaron el sábado una ofensiva para recuperar la ciudad de Tikrit de manos de los militantes suníes, mientras los partidos buscaban una salida que puede poner fin al divisivo Gobierno del primer ministro Nuri al-Maliki. 28 de junio de 2014. REUTERS/Alaa Al-Marjani

(reuters_tickers)

Por Raheem Salman y Ned Parker

BAGDAD (Reuters) - Fuerzas del Gobierno iraquí iniciaron el sábado una ofensiva para recuperar la ciudad de Tikrit de manos de los militantes suníes, mientras los partidos buscaban una salida que podría poner fin al divisivo Gobierno del primer ministro Nuri al-Maliki.

Los políticos en Bagdad y las potencias mundiales han advertido que, a menos que las fuerzas de seguridad recuperen las ciudades que se perdieron ante los insurgentes yihadistas y se forme rápidamente un Gobierno que aune a las distintas comunidades de Irak, el país podría desintegrarse en líneas sectarias y amenazar a todo Oriente Medio.

Las tropas iraquíes están intentando avanzar sobre Tikrit desde Samarra, en lo que se ha convertido en una línea militar sobre la arena en contra de los insurgentes que intentan llegar hasta Bagdad.

Fuerzas especiales de Irak tienen francotiradores dentro de la Universidad de Tikrit, que entraron en helicópteros el jueves.[ID:nL2N0P71CV]

Fuentes de seguridad dijeron que los combatientes del Estado Islámico en Irak y el Levante (ISIL, por sus siglas en inglés) abandonaron el edificio de la gobernación de Tikrit, y que más tropas del Gobierno han llegado por aire.

El portavoz de los militares iraquíes, Qassim Atta, dijo a medios en Bagdad el sábado que 29 "terroristas" murieron el viernes en Tikrit y que los comandantes de los militantes tenían problemas porque "su ánimo empieza a colapsar".

No obstante, los militantes aún tienen el apoyo de algunas tribus suníes locales y de miembros del partido Baath, al que pertenecía Saddam Hussein, y que han sido marginados del Gobierno de Maliki.

En otras partes del país, como en Jurf al-Sakhar, situado a 85 kilómetros al sur de Bagdad, los militantes de ISIL estaban a la ofensiva.

Tres fuentes policiales dijeron que al menos 60 combatientes de ISIL murieron junto con más de 15 soldados iraquíes luego de que el grupo militante lanzara un ataque contra un campamento del Ejército al este de Jurf al-Sakhar.

"Los terroristas de ISIL dispararon muchos morteros al campo y luego iniciaron su ofensiva. Lograron ingresar al campamento pero no pudieron mantener sus posiciones debido a la acción de los helicóperos militares", dijo un coronel de la policía.

Desde comienzos de junio, ISIL ha avanzado sobre áreas de mayoría suní en el norte y el oeste de Irak, con la captura de Mosul, la mayor ciudad del norte, y avanzan hacia el sur.

ISIL quiere establecer un califato islámico que se extienda desde el Mar Mediterráneo hacia Irak. Miembros del grupo han llevado a cabo ejecuciones masivas en la ciudad de Tikrit, según grupos de derechos humanos.

FORMACION DE GOBIERNO

El clérigo chií más influyente de Irak, el gran ayatolá Ali Sistani, instó el viernes a líderes locales a elegir a un primer ministro antes de que el Parlamento se reúna el martes. [ID:nL2N0P80OL]

El sábado, un funcionario estadounidense dijo que el rey saudí Abdullah se comprometió en conversaciones con el secretario de Estado estadounidense John Kerry a alentar a los musulmanes suníes a unirse a un nuevo Gobierno iraquí, con una coalición más amplia que pueda combatir mejor a la insurgencia islamista.

"Las próximas 72 horas son muy importantes para lograr un acuerdo (...) que impulse el proceso político", dijo un legislador y ex funcionario del Gobierno de la Alianza Nacional, que agrupa a todos los partidos musulmanes chiíes.

El legislador, quien pidió reserva de su identidad, dijo que esperaba que hubiese reuniones internas de varios partidos y una sesión amplia de la Alianza Nacional, que incluye a la coalición de Al Maliki, y que se realizará durante el fin de semana.

Los suníes iraquíes acusan a Maliki de marginarlos y de reprimir a sus comunidades, provocando que las tribus apoyen a la insurgencia liderada por ISIL. El presidente de la región autónoma de Kurdistán también ha dicho que Maliki debería renunciar.

(Reporte adicional de Dominic Evans en Beirut, Traducido por Janisse Huambachano; Editado en español por Javier López de Lérida)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes