Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Imagen de archivo del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante un evento de campaña en Wisconsin, Estados Unidos. 1 de noviembre 2016. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el miércoles que pondrá en marcha una "gran investigación" por fraude cometido en la elección de noviembre, pese a un abrumador consenso entre funcionarios estatales, expertos y políticos de que es algo que ocurre raramente en el país. REUTERS/Carlo Allegri

(reuters_tickers)

WASHINGTON (Reuters) - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el miércoles que pondrá en marcha una "gran investigación" por fraude cometido en la elección de noviembre, pese a un abrumador consenso entre funcionarios estatales, expertos y políticos de que es algo que ocurre raramente en el país.

"Pediré una gran investigación por FRAUDE ELECTORAL, incluidos los registrados para votar en dos estados, los que son ilegales e .... incluso, los registrados para votar que están muertos (y muchos de ellos desde hace tiempo). Dependiendo de los resultados, ¡fortaleceremos los procesos de votación!", afirmó Trump en Twitter, sin aportar más detalles.

Funcionarios estatales a cargo de la elección del 8 de noviembre indicaron que no hallaron pruebas de fraude electoral extendido y que no hay historial al respecto en Estados Unidos. El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, el republicano de más alto rango en el Congreso, reiteró el martes que no ha visto evidencias que respalden los reclamos de Trump.

El republicano Trump obtuvo la mayoría de votos en el Colegio Electoral, que decide la presidencia y da a los estados más pequeños un peso mayor en el resultado. No obstante, perdió el voto popular ante su rival demócrata Hillary Clinton por cerca de 2,9 millones.

Trump se ha mostrado irritado ante las referencias al voto popular, lo que, sumado a las acusaciones de interferencias rusas a su favor en la elección, generaron críticas sobre la ilegitimidad de su victoria. El magnate inmobiliario neoyorquino nunca ha probado su afirmación de amplio fraude electoral.

Su anuncio en Twitter se produce tras una conferencia de prensa en la Casa Blanca el martes en la que el portavoz Sean Spicer confirmó que Trump sigue creyendo que millones de inmigrantes ilegales votaron el 8 de noviembre.

Spicer no aportó pruebas que respalden esa acusación. Consultado sobre si Trump pondrá en marcha una investigación si considera que hubo un asalto a gran escala contra un pilar de la democracia estadounidense, respondió que no había nada planeado.

Ante la persistencia de las preguntas sobre el asunto, dijo "tal vez lo hagamos (...) todo es posible".

(Reporte de Doina Chiacu y Susan Heavey; editado en español por Carlos Serrano)

Reuters