Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, habla sobre seguridad nacional en Washington, Estados Unidos. 27 de enero 2017. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, mantuvo el viernes sus críticas contra México y aseguró que el vecino sureño se ha aprovechado demasiado, por lo que exigió que el "¡Déficit comercial masivo y la poca ayuda en una frontera muy débil deben cambiar AHORA!".REUTERS/Jonathan Ernst

(reuters_tickers)

WASHINGTON (Reuters) - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, mantuvo el viernes sus críticas contra México y aseguró que "se ha aprovechado de EEUU por demasiado tiempo", profundizando la crisis comercial y de seguridad fronteriza entre los dos países.

"¡Déficit comercial masivo y la poca ayuda en una frontera muy débil deben cambiar AHORA!", escribió Trump en Twitter.

El jueves, el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, canceló un viaje a Washington para reunirse con Trump, que ha exigido repetidas veces a México que pague un muro en la frontera para detener la inmigración ilegal.

La Casa Blanca insinuó también el jueves que Washington podría imponer en la frontera un impuesto del 20 por ciento a los bienes procedentes de México para pagar el muro, provocando el desplome del peso.

En declaraciones sobre la suspendida cumbre, la asesora de Trump Kellyanne Conway dijo el viernes al canal de televisión Fox News que "la relación no ha implosionado. Se canceló esta reunión de forma mutua".

En otra entrevista con CBS News, afirmó que el impuesto es una de las posibles vías de financiación y rechazó la posibilidad de que una represalia de México pueda costar empleos estadounidenses: "Pueden hacer lo que quieran. México debería pagar ese muro, porque obtienen demasiado de este país".

La Casa Blanca precisó que su propuesta tributaria está en sus primeras etapas.

Un plan que está siendo evaluado por los republicanos de la Cámara de Representantes libraría de impuestos a los ingresos por exportaciones, pero impondría un arancel del 20 por ciento sobre los bienes importados. La idea, conocida como impuesto de ajuste fronterizo, sería un cambio significativo frente a la actual política estadounidense.

Minoristas y otros negocios que venden bienes importados no recibieron con agrado esta propuesta y algunos legisladores expresaron su preocupación por su impacto en los consumidores estadounidenses.

"Los costos de todo, desde abarrotes a autos, pasando por suministros para la oficina, subirían un 20 (por ciento), haciendo más difícil para las familias de clase media pagar por cosas que necesitan a diario", comentó el líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer, en un comunicado.

(Reporte de Susan Heavey y Eric Walsh; reporte adicional de Susan Cornwell; editado en español por Carlos Serrano)

Reuters