Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Trump habla con diplomáticos en la cena global del Comité de Iniciación Presidencial en Washington, Estados Unidos. Enero 2017. El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que su Gobierno no trasladará la sala de prensa fuera de la Casa Blanca a un espacio más amplio, pero precisó que elegirá a los representantes de los medios que entran, según una entrevista con la cadena Fox News. REUTERS/Jonathan Ernst

(reuters_tickers)

WASHINGTON (Reuters) - El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que su Gobierno no trasladará la sala de prensa fuera de la Casa Blanca a un espacio más amplio, pero precisó que elegirá a los representantes de los medios que entran, según una entrevista con la cadena Fox News.

El equipo de Trump había discutido la posibilidad de mover las conferencias de prensa fuera de la pequeña sala del Ala Oeste y realojarlas en el Antiguo Edificio de la Oficina Ejecutiva, que forma parte del complejo de la Casa Blanca, señaló el jefe de Gabinete entrante, Reince Priebus, el domingo en la cadena ABC.

"La prensa se volvió loca, así que dije 'No la movamos'. Pero alguna gente de la prensa no podrá entrar", dijo Trump en una entrevista en el programa "Fox & Friends" emitida el miércoles.

"Tenemos a tanta gente que quiere entrar que tendremos que escoger a la gente que puede hacerlo. Seguro que hay gente expectante por eso", comentó. "Pero ofrecimos una sala mucho más grande porque la necesitamos. Ofrecimos eso, pero se volvieron locos. Y dentro de poco estarán suplicando por una sala más grande, ya verán", agregó.

La actual sala de prensa tiene unos 49 asientos, que son asignados por la Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca (WHCA, por sus siglas en inglés).

Según el presidente de WHCA, Jeff Mason, un corresponsal de Reuters, la asociación asumió la tarea de asignar los puestos en la sala de prensa hace cerca de dos décadas, a petición de los gobiernos republicanos y demócratas, que querían evitar la apariencia de que favorecían a sus preferidos.

Trump mantiene una complicada relación con algunos destacados medios estadounidenses y durante la campaña electoral prohibió la presencia de algunos de ellos en sus actos, al tiempo que criticó de forma pública a algunos periodistas.

Trasladar la sala de prensa significaría un cambio potencial en el acceso de los reporteros, ya que en la actualidad está situada a escasos pasos del Despacho Oval.

(Reporte de Doina Chiacu; editado en español por Carlos Serrano)

Reuters