Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en un evento en Washington, jul 1, 2017. REUTERS/Yuri Gripas

(reuters_tickers)

Por Roberta Rampton

WASHINGTON (Reuters) - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, discutió el lunes temas como el cambio climático, el comercio y la inmigración en llamadas telefónicas con los líderes de Alemania e Italia, antes de una cumbre del Grupo de los 20 que podría exponer agudas diferencias de política entre las potencias mundiales.

Trump se está preparando para la cumbre del G-20 de dos días que comienza el viernes en Hamburgo, Alemania, poco más de un mes después de que otra reunión del G-7 en Sicilia mostró las profundas diferencias entre el magnate republicano y otros líderes sobre cambio climático y migración.

Una fragmentada primera cumbre de la OTAN con Trump también dejó a sus aliados europeos preguntándose sobre el futuro de la alianza militar.

El presidente estadounidense se reunirá por separado con varios líderes en Hamburgo, entre ellos la canciller local, Angela Merkel, además de un posiblemente difícil primer encuentro con el presidente ruso, Vladimir Putin.

Un funcionario de la Casa Blanca dijo la noche del lunes que Trump tuvo "largas discusiones" por teléfono con Merkel, concentrándose en temas que incluyeron el comercio y el cambio climático.

Hace poco más de un mes, Trump dijo que Estados Unidos se retira de un acuerdo internacional que busca reducir las emisiones globales de dióxido de carbono, a las que se atribuye el cambio climático.

La Casa Blanca dijo que en una conversación separada con el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, Trump "subrayó su aprecio por los esfuerzos de Italia por abordar la significativa crisis migratoria libia".

Merkel mencionó también la semana pasada la posibilidad de un enfrentamiento abierto con Trump en la cumbre de Hamburgo, pero funcionarios estadounidenses han minimizado la disputa.

Desde que Trump fue elegido presidente de Estados Unidos, Moscú ha estado anticipando su primer encuentro con Putin, con la esperanza de que cambie las relaciones entre Estados Unidos y Rusia, que se deterioraron durante el mandato del predecesor de Trump, Barack Obama.

Sin embargo, como Trump se ha visto arrastrado a una controversia por los supuestos vínculos de sus asesores con Moscú, la reunión con Putin se ha convertido en un campo minado. Un encuentro muy amistoso permitiría que la oposición interna acuse a Trump de ser una marioneta del Kremlin.

Rusia y Estados Unidos todavía están discutiendo el momento del encuentro entre Trump y Putin, dijo el lunes un asesor del Kremlin.

(Reporte adicional de Susan Heavey en Washington,; Andrew Callus y Richard Lough en París y Denis Dyomkin y Maria Tsvetkova en Moscú; editado en español por Javier López de Lérida)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters