Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente francés Emmanuel Macron, el presidente de los Estados Unidos Donald Trump y la primera dama Melania Trump asisten al tradicional desfile militar del Día de la Bastilla en los Campos Elíseos de París. 14 de julio 2017. REUTERS/Gonzalo Fuentes

(reuters_tickers)

Por Sudip Kar-Gupta y Matthias Blamont

PARÍS (Reuters) - El presidente Donald Trump observó el viernes a soldados franceses y estadounidenses marchar en París, en una doble conmemoración que marcó los 100 años desde que Estados Unidos ingresó a la Primera Guerra Mundial y la festividad anual del Día de la Bastilla.

En el desfile participaron aviones estadounidenses F-16 y aeronaves francesas Rafale para simbolizar la cooperación militar en Oriente Medio y en otras partes del mundo, un día después de las conversaciones entre Trump y el presidente francés, Emmanuel Macron, un paseo de las primeras damas por París y una cena para las dos parejas en un restaurante de la Torre Eiffel.

"Ha sido una gran noche con el presidente @EmmanuelMacron y la señora Macron. Fuimos a la Torre Eiffel a cenar. La relación con Francia es más fuerte que nunca", escribió Trump en su cuenta de Twitter.

Las ceremonias ponen fin a una visita que Macron esperaba para mejorar la posición de Francia en el escenario mundial. La reunión entre ambos líderes podría ayudar también al presidente estadounidense, que tiene pocos amigos entre los dignatarios más influyentes del mundo debido a sus posturas sobre comercio y cambio climático.

Trump, también asediado en Estados Unidos por una investigación sobre la presunta interferencia de Rusia en las elecciones del año pasado, pareció el jueves dejar la puerta abierta a sostener más conversaciones acerca del Acuerdo de París sobre cambio climático, luego de haber retirado a su país del pacto previamente este año.

En el desfile, ambos jefes de Estado se sentaron juntos en las graderías y aplaudieron mientras los aviones militares les sobrevolaban. Trump saludó a los efectivos estadounidenses - algunos de los cuales llevaban uniformes de la Primera Guerra Mundial - en la apertura de la marcha, con el Arco del Triunfo de trasfondo.

"La presencia del señor Trump a mi lado es una señal de una amistad perdurable y quiero agradecerle", dijo Macron en un discurso poco después. "Nada puede separarnos (...) Quiero agradecer a Estados Unidos por la decisión que tomó hace 100 años", sostuvo.

(Reporte adicional de Ayesha Rascoe; escrito por Andrew Callus. Editado en español por Marion Giraldo)

Reuters