Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Foto de archivo: Un grupo de "Dreamers", inmigrantes ilegales que llegaron a Estados Unidos cuando eran niños, se paran cerca de la doble valla de acero que separa ese país y México en la frontera en Tijuana, México, 16 de diciembre del 2017. REUTERS/Jorge Duenes

(reuters_tickers)

Por Roberta Rampton y Susan Cornwell

WASHINGTON (Reuters) - El presidente estadounidense Donald Trump, está ofreciendo una vía a la ciudadanía a hasta 1,8 millones de jóvenes inmigrantes ilegales, pero busca medidas que limiten algunos programas legales de inmigración y fondos para la construcción de un muro en la frontera con México, dijeron funcionarios de alto rango de la Casa Blanca el jueves.

La Casa Blanca ofreció protección de la deportación a más del doble del número de "Dreamers" -personas que llegaron ilegalmente al país cuando eran niños-, describiéndolo como una importante concesión destinada a atraer suficientes votos para un acuerdo con los demócratas.

Pero el plan incluye importantes medidas para sumar a los republicanos, incluidos requisitos que reduzcan el patrocinio familiar de inmigrantes, reforzar la seguridad fronteriza y proporcionar miles de millones de dólares para un muro fronterizo, una de sus principales promesas de campaña de Trump.

El paquete fue criticado inmediatamente por grupos a favor de la inmigración, que dijeron que el plan ofrece un mal canje. También fue atacado por algunos grupos conservadores, que denunciaron la expansión de una "amnistía" para los inmigrantes ilegales.

La jefa del Caucus hispano del Congreso, la representante demócrata Michelle Lujan Grisham, dijo que el plan de Trump utiliza a los "Dreamers" como "una moneda de cambio para instaurar unas amplias políticas antiinmigrantes".

La reacción temprana de los republicanos en el Senado, donde el plan podría ser votado a principios de febrero, fue positiva. El senador conservador Tom Cotton lo calificó como "generoso y humano, y al mismo tiempo responsable". Los republicanos controlan estrechamente la Cámara alta por 51-49 y necesitan votos demócratas para aprobar una legislación.

La lucha por la protección de los "Dreamers", que expirará en marzo, fue una parte importante de la disputa entre republicanos y demócratas en el Senado que resultó en una paralización del Gobierno federal de tres días que finalizó el lunes.

Los congresistas acordaron extender el financiamiento hasta el 8 de febrero, lo que dejó una pequeña ventana para llegar a un acuerdo sobre inmigración. El plan de Trump ayudará a brindar orientación para esas negociaciones, dijo el líder de la mayoría en el Senado, el republicano Mitch McConnell.

Las negociaciones serán duras. El senador demócrata Dick Durbin, quien ha defendido la causa de los "Dreamers", dijo que el plan puso "toda la agenda de inmigración de línea dura de Trump -incluyendo enormes recortes a la inmigración legal- sobre las espaldas de estos jóvenes".

(Reporte de Roberta Rampton y Susan Cornwell. Reporte adicional de Yeganeh Torbati y Blake Brittain. Editado en español por Javier Leira y Carlos Aliaga)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










Reuters