Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un niño juega a la pelota en su casa en una sección recién construida del muro en la frontera entre México y Estados Unidos, al fondo el barrio de Anapra en Ciudad Juárez.. 25 de enero 2017. REUTERS/Jose Luis Gonzalez

(reuters_tickers)

Por Julia Edwards Ainsley

WASHINGTON (Reuters) - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó el miércoles decretos para construir un muro en la frontera con México y tomar medidas en contra de las ciudades que protegen a inmigrantes ilegales, avanzando con rapidez en sus planes para frenar la inmigración e impulsar la seguridad nacional.

El mandatario republicano adoptaría en los próximos días medidas para limitar la inmigración legal, incluyendo decretos para restringir la llegada de refugiados y bloquear la emisión de visas a personas de países de Oriente Medio y el norte de África de mayoría musulmana como Siria, Sudán, Somalia, Irak, Irán, Libia y Yemen.

Trump firmó dos decretos durante una comparecencia en el Departamento de Seguridad Nacional, uno para construir un muro a lo largo de los cerca de 3.200 kilómetros de la frontera de Estados Unidos y México y otro para privar de fondos federales a las ciudades y estados "santuario" -por lo general gobernados por demócratas- que albergan a inmigrantes ilegales.

"Estamos en medio de una crisis en nuestra frontera sur: El aumento sin precedentes de inmigrantes ilegales de América Central está dañando tanto a México como a Estados Unidos", dijo Trump tras firmar los decretos.

"Y creo que los pasos que estamos dando ahora mejorarán la seguridad en los dos países", sostuvo el mandatario antes de agregar que "una nación sin fronteras no es una nación".

Trump también dijo que ansía reunirse con su par mexicano, Enrique Peña Nieto, y que hablará con él para colaborar para desmantelar los cárteles de la droga y evitar el cruce ilegal de la frontera de armas y dinero.

En ciudades como San Francisco, Nueva York, Los Angeles, Chicago, Filadelfia, Boston, Denver, Washington y Seattle funcionarios locales ofrecen algún tipo de protección a los inmigrantes ilegales.

"El pueblo estadounidense no va a tener que verse obligado a subsidiar esta indiferencia por nuestras leyes", dijo el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer.

MÉXICO VA A PAGAR, DICE TRUMP

En una entrevista con ABC News, Trump dijo que la construcción del muro comenzará en meses, que la planificación se iniciará de forma inmediata y que México pagará a Estados Unidos el "100 por ciento" de los costos. Funcionarios mexicanos han asegurado que no lo harán. "Se nos reembolsará más tarde con cualquier transacción que hagamos con México", sostuvo.

"Solo les estoy diciendo que habrá un pago. Se hará en una forma tal vez complicada. Lo que estoy haciendo es bueno para Estados Unidos y también va a ser bueno para México. Queremos tener un México muy estable y sólido", añadió.

Durante una rueda de prensa en la Casa Blanca, Spicer se refirió al muro como "una gran barrera física en la frontera sur". "Esto frenará el flujo de drogas, crimen e inmigración ilegal hacia Estados Unidos", afirmó Spicer.

Los planes de Trump generaron críticas inmediatas por parte de defensores de los inmigrantes, que sostuvieron que se está poniendo en peligro los derechos y libertades de millones de personas.

"El muro fronterizo es un teatro político a expensas de las libertades civiles", dijo Christian Ramírez, director del grupo defensor de los inmigrantes Coalición de Comunidades de la Frontera Sur.

(Reporte adicional de Mica Rosenberg, Doina Chiacu, Andy Sullivan y Susan Heavey, escrito po Will Dunham. Editado en español por Janisse Huambachano, Carlos Serrano y Javier Leira)

Reuters