Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El fiscal general Jeff Sessions en una rueda de prensa en el Departamento de Justicia en Washington, jul 13, 2017. REUTERS/Aaron P. Bernstein

(reuters_tickers)

Por Lawrence Hurley

WASHINGTON (Reuters) - El Departamento de Justicia de Estados Unidos pidió el viernes a la Corte Suprema que bloquee la decisión de un juez que impide que la normativa que restringe los viajes sea aplicada a abuelos de ciudadanos estadounidenses y refugiados cuyas solicitudes ya están siendo procesadas por agencias.

El gobierno de Donald Trump pidió a la corte que invalide la orden del jueves del juez Derrick Watson en Honolulú, Hawái, que limitó el contenido de la prohibición temporal a refugiados y viajeros de seis países de mayoría musulmana.

El último asalto en la batalla contra el decreto del 6 de marzo de Trump, que asegura que es necesaria por razones de seguridad nacional, se produjo después de que la Corte Suprema intervino el mes pasado para reactivar de forma parcial las dos prohibiciones, que fueron bloqueadas en tribunales inferiores.

La Corte Suprema dijo entonces que la prohibición podía entrar en vigor, pero que la gente con una "relación de buena fe" con una persona o entidad estadounidense no podría ver impedida su entrada.

El gobierno interpretó de forma restrictiva ese lenguaje, asegurando que la prohibición se aplicaría a abuelos y otros familiares, lo que llevó al juez Watson de Hawái a ampliar la definición admisible.

En su apelación, el Departamento de Justicia dijo que el dictamen del magistrado "vacía la decisión del significado de la Corte (Suprema), ya que incluye no solo a familiares 'cercanos', sino virtualmente a todos los familiares".

Asimismo, en su recurso, el Departamento de Justicia señaló que el dictamen de Watson sobre los refugiados dejaría "efectivamente sin sentido" la decisión tomada por la Corte Suprema a este respecto.

Si la normativa se mantiene en pie, los refugiados podrían seguir siendo reubicados en Estados Unidos más allá del límite de 50.000 personas establecidos por la orden ejecutiva de Trump. Ese límite fue alcanzado esta semana.

(Reporte de Ayesha Rascoe, Yeganeh Torbati y Dan Levine; editado en español por Natalia Ramos y Carlos Serrano)

Reuters