Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El logo de la Torre Trump en Nueva York. 23 de mayo de 2016. Un grupo de destacados abogados expertos en constitución y ética demandaron el lunes al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a quien acusaron de violar la carta fundamental estadounidense al permitir que sus hoteles y otros negocios acepten pagos de gobiernos extranjeros. REUTERS/Carlo Allegri

(reuters_tickers)

NUEVA YORK (Reuters) - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, rechazó el lunes acusaciones de una nueva de demanda de abogados expertos en asuntos constitucionales, que lo acusaron de violar la carta fundamental estadounidense al permitir que sus hoteles y otros negocios acepten pagos de gobiernos extranjeros.

Trump dijo a periodistas en la Casa Blanca que la demanda presentada en la corte federal de Manhattan por el grupo 'Citizens for Responsibility and Ethics' (Ciudadanos por la Responsabilidad y la Ética) no tiene méritos.

La acusación argumenta que la cláusula de "emolumentos" de la Constitución prohíbe los pagos y buscan impedir que Trump los acepte.

Morgan Lewis & Bockius, una firma de abogados que representa al presidente en asuntos éticos, no respondió de inmediato a solicitudes para comentar sobre el tema.

Trump había anunciado este mes que mantendría la propiedad de su imperio global de negocios, pero que entregaría el control a sus dos hijos mayores mientras sea presidente. Sheri Dillon, socia de Morgan Lewis y asesora de Trump, dijo que las ganancias generadas por los gobiernos extranjeros en los hoteles de Trump serán donadas al Tesoro estadounidense.

La demanda afirma que los pagos de gobiernos extranjeros por negocios como alquileres en la Torre Trump de Nueva York, estadías de hotel en sus propiedades y derechos a para transmitir o crear versiones propias de programas como su reality show "The Apprentice" son ilegales.

Según la querella, los redactores de la Constitución pretendían prohibir dichos pagos pues creían que "los intereses financieros privados pueden influir sutilmente incluso a los líderes más virtuosos, y el involucramiento entre funcionarios estadounidenses y potencias extranjeras podría suponer una amenaza artera e insidiosa a la República".

Entre los abogados que trabajaron en la demanda figuran los eruditos constitucionales Laurence Tribe y Erwin Chemerinsky, así como también Richard Painter, un ex abogado de ética de la Casa Blanca durante el Gobierno de George W. Bush.

(Reporte de Jonathan Stempel en Nueva York; Editado en español por Patricio Abusleme)

Reuters