Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Activistas y defensores de la comunidad transgénero protestan contra los cambios a las directivas federales emitidas a las escuelas públicas en defensa de los derechos de los estudiantes transgénero cerca de la Casa Blanca en Washington, Estados Unidos, 22 de febrero del 2017. El Gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, revocó el miércoles una directiva para las escuelas públicas que permitía que los estudiantes transgénero usaran el baño de su elección, revirtiendo una iniciativa del ex mandatario demócrata Barack Obama. REUTERS/Jonathan Ernst

(reuters_tickers)

Por Daniel Trotta

(Reuters) - El Gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, revocó el miércoles una directiva para las escuelas públicas que permitía que los estudiantes transgénero usaran el baño de su elección, revirtiendo una iniciativa del ex mandatario demócrata Barack Obama.

Obama ordenó a las escuelas públicas en mayo pasado que permitieran a los estudiantes transgénero utilizar los baños que coincidieran con su identidad de género elegida, y amenazó con retirar fondos federales a las escuelas que no cumplieran la medida.

La comunidad transgénero aclamó la decisión como una victoria para sus derechos civiles.

Trump, un republicano que asumió el cargo el mes pasado, anuló esa directiva, a pesar de ya que había sido bloqueada por un juez federal, que argumentó que los estados y las escuelas públicas deben tener la autoridad para tomar sus propias decisiones sin interferencia federal.

Los departamentos de Justicia y de Educación continuarán estudiando las cuestiones legales involucradas, de acuerdo con la nueva directriz de Trump que será enviada a las escuelas públicas de todo el país.

Revertir la directiva de Obama podría inflamar las pasiones en el último conflicto en Estados Unidos entre los defensores de los valores tradicionales y los progresistas sociales, y podría suscitar protestas callejeras como las que se registraron tras la elección de Trump el 8 de noviembre.

Un par de cientos de personas se reunieron frente a la Casa Blanca para protestar por la acción del presidente republicano, agitando banderas de arco iris y coreando: "Sin odio, sin miedo, los estudiantes transgénero son bienvenidos aquí." La bandera del arco iris es el símbolo de las personas lesbianas, gay, bisexuales y transgénero, o LGBT.

"Todos sabemos que Donald Trump es un matón, pero su ataque contra los niños transgénero hoy es un nuevo mínimo", dijo Rachel Tiven, directora general de Lambda Legal, que aboga por las personas LGBT.

(Reporte de Daniel Trotta en Nueva York; Reporte adicional de Lawrence Hurley, Jeff Mason, Julia Edwards Ainsley, Mana Rabiee y Emily Stephenson en Washington. Editado en español por Carlos Aliaga)

Reuters