Reuters internacional

El presidente palestino, Mahmoud Abbas (a la izquierda en la imagen), junto al mandatario estadounidense, Donald Trump, en una conferencia en la Casa Blanca en Washington, mayo 3, 2017. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el miércoles que cree que los israelíes y los palestinos quieren alcanzar un acuerdo de paz, y sostuvo que lograrlo no será tan difícil como la gente piensa. REUTERS/Carlos Barria

(reuters_tickers)

Por Jeff Mason y Matt Spetalnick

WASHINGTON, 3 mayo (Reuters) - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, prometió el miércoles hacer "lo que sea necesario" para negociar la paz entre Israel y los palestinos al recibir en la Casa Blanca a su par palestino, Mahmoud Abbas, pero no dio ninguna señal de lo que podría revivir las negociaciones estancadas.

Trump presionó a Abbas para que haga más por detener "la incitación a la violencia" contra los israelíes y, según la Casa Blanca, lo instó en privado a detener los pagos a las familias de los palestinos presos en las cárceles israelíes, una demanda de Israel.

A pesar de que Trump predijo audazmente que alcanzaría la paz donde otros presidentes han fracasado, no dio un respaldo explícito a la solución de dos Estados para el conflicto, una base de larga data de la política estadounidense. Algunos palestinos dijeron que estaban decepcionados por la omisión.

A pesar de lo que muchos expertos lo ven como una posibilidad muy remota, Trump dijo Abbas: "Voy a hacer lo que sea necesario (...) Me gustaría ser un mediador o un árbitro o un facilitador, y vamos a hacer esto".

Abbas reafirmó la meta de un Estado palestino y dijo que debería contar con el este de Jerusalén como su capital con las fronteras que existían antes de la guerra de 1967. La mayoría de los israelíes quieren la totalidad de Jerusalén como su capital y consideran un retorno completo a las fronteras de 1967 como una amenaza a su seguridad.

Trump enfrenta un profundo escepticismo doméstico y en el extranjero sobre las posibilidades que tiene para lograr cualquier avance rápido, sobre todo porque su Gobierno aún debe articular una estrategia coherente para reiniciar el moribundo proceso de paz.

La presencia de Abbas en la Casa Blanca se da poco después de la visita en febrero del primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, quien intenta mejorar las relaciones con Washington luego de la problemática relación con el demócrata Barack Obama.

Trump atrajo las críticas internacionales en ese momento, cuando pareció alejarse de una solución de dos estados al decir que iba a dejar la decisión en manos de Israel y los palestinos. Un Estado palestino ha sido el objetivo de varios gobiernos estadounidenses y la comunidad internacional.

(Reporte adicional de David Alexander, Nidal al-Mughrabi en Gaza y Ali Sawafta en Ramallah. Editado en español por Javier Leira)

Reuters

 Reuters internacional