Reuters internacional

El presidente estadounidense, Donald Trump, se reúne con el viceministro de Arabia Saudita y el ministro de Defensa, Mohammed bin Salman, en el hotel Ritz Carlton de Ríad, Arabia Saudita. El presidente de Estados Unidos dijo el martes que durante su viaje a Oriente Medio advirtió que no se deben financiar las "ideologías radicales" y que líderes de la región apuntaron a Qatar. REUTERS/Jonathan Ernst

(reuters_tickers)

Por Tom Finn y Sylvia Westall

DOHA/DUBÁI (Reuters) - Donald Trump tomó partido el martes en la disputa que divide al mundo árabe, al elogiar las acciones de los países de Oriente Medio contra Qatar, un aliado de Estados Unidos, por la supuesta financiación de grupos yihadistas, pese a que el pequeño Estado del Golfo Pérsico alberga la mayor base aérea estadounidense en la región.

Trump escribió en Twitter que un reciente viaje que hizo a Oriente Medio está "rindiendo sus frutos" y aseguró que un discurso antiislamista que hizo en Arabia Saudita inspiró la decisión de las potencias árabes de romper los lazos con Qatar, en protesta por lo que dicen es un apoyo de la nación del Golfo Pérsico al terrorismo.

Qatar niega vehementemente las acusaciones.

"Es muy bueno ver que el viaje a Arabia Saudita con el Rey y 50 países está rindiendo frutos. Ellos dijeron que iban a tomar una postura dura sobre la financiación al terrorismo, y todas las referencias apuntaban a Qatar. A lo mejor esto es el inicio del fin del horror del terrorismo!", dijo Trump en Twitter.

Arabia Saudita, Egipto, Emiratos Árabes Unidos y Bahréin cortaron relaciones con Qatar y cerraron su espacio aéreo a vuelos comerciales el lunes, en la peor división entre poderosos estados árabes en décadas. Fuentes dijeron que los funcionarios estadounidenses no estaban al tanto de la decisión.

Qatar niega con vehemencia las acusaciones de que respalda a Irán y a grupos insurgentes, al afirmar que éstas carecen de base.

La división entre los estados suníes emergió el mes pasado después de que Trump asistió a una cumbre de líderes musulmanes en Arabia Saudita, donde denunció las "intervenciones desestabilizadoras" del Irán chií en tierras árabes, donde Teherán está enfrascado en una disputa por influencia con Riad.

Pese a los comentarios de Trump, el Pentágono alabó el martes a Qatar por albergar a fuerzas estadounidenses y lo que calificó como su "compromiso duradero con la seguridad regional".

El portavoz del Pentágono Jeff Davis se negó a decir si Qatar respalda el terrorismo, al sostener que "no soy la persona adecuada para contestar esa pregunta".

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores de Arabia Saudita dijo que Qatar debe dar varios pasos, como poner fin a su respaldo al grupo palestino Hamas y a los Hermanos Musulmanes, para restaurar sus lazos con otros estados árabes.

"Decidimos tomar decisiones para dejar en claro que ya es suficiente", sostuvo Adel Al-Jubeir en París. "Nadie quiere hacerle daño a Qatar. Qatar debe elegir si se mueve en una dirección o en otra".

La campaña para aislar a Qatar está interrumpiendo el comercio de materias primas y profundizando los temores de un probable golpe al mercado global del gas, donde el pequeño Estado del Golfo Pérsico es un actor importante.

(Reporte adicional de Ahmed Tolba en El Cairo, Aziz El Yaakoubi, Tom Arnold, Hadeel Al Sayegh, William Maclean y Celine Aswad en Dubái. Editado en español por Patricio Abusleme y Javier Leira)

Reuters

 Reuters internacional