Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Imagen de archivo del presidente estadounidense, Donald Trump, asiste en una reunión en la sede de Bruselas, Bélgica. 25 de mayo 2017. REUTERS/Matt Dunham/Pool/File Photo

(reuters_tickers)

WASHINGTON (Reuters) - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tendrá esta semana la oportunidad de enmendar las relaciones trasatlánticas cuando se reúna con sus aliados de la OTAN, todavía agitados luego de que en su visita anterior omitió aceptar la premisa de que un ataque contra un miembro también es una agresión contra los demás.

Trump se dirige a Varsovia el miércoles, donde la Casa Blanca ha dicho que demostraría su compromiso a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en un discurso y en reuniones con un grupo de naciones más cercanas a Rusia, antes de la cumbre del G-20 en Alemania el viernes y el sábado.

"Establecerá una visión no sólo del futuro de las relaciones de Estados Unidos con Europa, sino que el futuro con nuestra alianza transatlántica, y lo que significa para la seguridad y prosperidad estadounidense", dijo en una rueda de prensa el asesor de seguridad nacional de Trump, H.R. McMaster.

Aparte de reforzar la relación de Estados Unidos con los aliados de la OTAN, el discurso es simbólicamente significativo dada la proximidad de Polonia con Rusia y los temores regionales sobre las ambiciones de Moscú tras su anexión de Crimea de Ucrania en el 2014.

Hace tan sólo seis semanas Trump, al reunirse con líderes de la OTAN en Bruselas, los reprendió por no gastar suficiente en defensa en un discurso en el que se esperaba que el presidente apoyase explícitamente el artículo 5 de la OTAN, el cual habla de la disposición colectiva de defensa del tratado.

(Información de Roberta Rampton y Jeff Mason. Traducido por la Redacción de Madrid; editado por Carlos Aliaga vía Mesa Santiago)

Reuters