Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Por Tuvan Gumrukcu y Tulay Karadeniz

ANKARA (Reuters) - Turquía anunció el lunes que suspenderá las relaciones diplomáticas de alto nivel con Holanda después de que las autoridades del país europeo impidieron que sus ministros hablaran en manifestaciones de expatriados turcos, profundizando el enfrentamiento entre estos dos aliados de la OTAN.

Las sanciones -que incluyen una prohibición de vuelos del embajador y de diplomáticos desde Holanda, pero no parecen incluir medidas económicas ni restricciones de viaje para ciudadanos ordinarios- marcan un mínimo en las relaciones entre Turquía y la Unión Europea, bloque al que aún quiere sumarse oficialmente.

El presidente Tayyip Erdogan, que busca el respaldo de los votantes turcos en un referendo que se celebrará el 16 de abril para ampliar sus poderes como jefe de Estado, había acusado previamente al Gobierno holandés de actuar como "retazos nazis" por impedir que sus ministros hablaran ante los expatriados turcos para pedir su voto.

La polémica seguramente dañará las esperanzas de Ankara de integrarse a la UE. También llega en un momento en que Turquía lidia con problemas de seguridad por los ataques militantes y la guerra en la vecina Siria.

"Estamos haciendo exactamente lo que nos hicieron. No estamos permitiendo que aviones con diplomáticos o enviados holandeses aterricen en Turquía o usen nuestro espacio aéreo", comentó el viceprimer ministro, Numan Kurtulmus, en una conferencia de prensa tras una reunión del gabinete. "Los que crearon esta crisis son los responsables de acabarla".

Kurtulmus, el portavoz jefe del Gobierno, amenazó también con invalidar el acuerdo firmado por Turquía para detener el flujo de inmigrantes hacia Europa, asegurando que podría tener que ser reevaluado.

Asimismo, agregó que los encuentros gubernamentales de alto nivel entre los dos países quedarán suspendidos hasta que Holanda se disculpe por sus acciones.

Turquía convocó al encargado de negocios holandés para quejarse por la prohibición -impuesta por temor a desórdenes y también por la molestia holandesa ante lo que Europa ve como un tono cada vez más autoritario de Erdogan- y las acciones de la policía contra manifestantes en Róterdam el fin de semana, indicaron fuentes del Ministerio de Relaciones Exteriores.

(Reporte adicional de Ebru Tuncay en Estambul, Ercan Gurses en Ankara y Gabriela Baczynska en Bruselas; escrito por Daren Butler y David Dolan; editado en español por Patricio Abusleme y Carlos Serrano)

Reuters