Navigation

Ucraniano Poroshenko habla con dureza previo a reuniones con Merkel, Putin

Este contenido fue publicado el 21 agosto 2014 - 21:51

Por Richard Balmforth

KIEV (Reuters) - El presidente ucraniano, Petro Poroshenko, dijo el jueves que le pedirá a su par ruso, Vladimir Putin, que controle a los separatistas prorrusos cuando se reúnan la próxima semana y afirmó que contaba con el respaldo de "un país fuerte, un Ejército fuerte".

Poroshenko habló en momentos en que fuerzas del Gobierno, pese a que han presentado fuertes bajas también, avanzaron aún más dentro de territorio controlado por los separatistas en el este rusoparlante ucraniano y mantuvieron a los rebeldes, quienes han batallado desde abril, a la defensiva.

El éxito en el campo de batalla ucraniano, tras un inicio titubeante en abril cuando las fuerzas gubernamentales fueron humilladas, ha alarmado a algunos países de Occidente que temen que podrían arrinconar peligrosamente a Putin.

La canciller alemana, Angela Merkel, visitará Kiev el sábado para demostrar su apoyo a Poroshenko, pero diplomáticos aseguran que también llevaría un mensaje de que podría considerar un alto al fuego para no llevar a Putin a tomar represalias.

Poroshenko, quien supervisará las celebraciones del día de la independencia ucraniana el domingo en Kiev y en las que participarán veteranos del este en un desfile militar, habló con dureza el jueves.

Indicando que él también tiene una imagen política para defender en su país, Poroshenko dijo a periodistas locales que en las conversaciones el próximo jueves en Minsk, la capital de Bielorrusia, en las que se reunirá con Putin, le "pedirá que los combatientes (rebeldes) sean retirados de Ucrania".

"Estoy seguro que tendremos éxito en esto", aseguró.

Kiev, apoyado por sus aliados europeos y Estados Unidos, dijo que Rusia ha orquestado las rebeliones separatistas en el este ucraniano y que les entregó armas. Moscú lo niega.

CONSTANTES MUERTES

En la mesa de conversaciones en Minsk también estarán los socios de Putin en la Unión Aduanera liderada por Rusia, que buscó atraer sin éxito a Kiev, y una delegación de tres personas de la Unión Europea, que junto a los nuevos líderes de Ucrania buscan un futuro para el país.

Será la primera reunión entre Poroshenko y Putin desde un frío encuentro en junio en Normandía, Francia, y ha planteado perspectivas de un avance que termine con las confrontaciones de varios meses, después de que Ucrania favoreció la integración con Europa para consternación de su ex gobernante soviético.

Las muertes en las fuerzas del Gobierno ucraniano continúan. Un portavoz del Ejército aseguró que 16 miembros de fuerzas especiales del Ministerio del Interior fallecieron en enfrentamientos en la ciudad de Ilovaisk, cerca de Donetsk.

Pero Poroshenko dijo de forma desafiante que "con el fin de tener una sólida posición en las negociaciones de paz, tenemos que ser fuertes, tener la unidad del pueblo, un país fuerte, un Ejército fuerte".

"Somos capaces de defender nuestra soberanía, nuestra independencia y nuestra integridad territorial. Hoy estamos luchando por la independencia de Ucrania. Juntos vamos a ganar, seguro", agregó.

Poroshenko dijo también que podría anunciar la disolución del Parlamento a partir del domingo, una medida que llevaría a la convocatoria de elecciones parlamentarias para fines de octubre.

(Reporte de Dmitry Madorsky; Natalia Zinets y Alessandra Prentice en Kiev; Escrito por Richard Balmforth, editado por Manuel Farías/)

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.