Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Casa dañada por los enfrentamientos entre fuerzas ucranianas y separatistas rusos en Slaviansk, 16 jun, 2014. Los combates entre las fuerzas de Ucrania y separatistas pro rusos en torno a la ciudad oriental de Slaviansk continuaban el domingo, pese a la declaración de una tregua que terminará el lunes por la noche, en momentos en que los líderes de la Unión Europea evalúan la imposición de nuevas sanciones contra Rusia. REUTERS/Shamil Zhumatov

(reuters_tickers)

Por Thomas Grove

KIEV (Reuters) - El presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, instó el domingo a su par ruso, Vladimir Putin, a reforzar su control sobre las fronteras para evitar el ingreso de insurgentes y armas al territorio ucraniano tras la violación de un cese al fuego.

La tregua, declarada por Poroshenko el 20 de junio para permitir negociaciones de paz con rebeldes prorrusos, expirará el lunes por la noche, un plazo que los líderes de la Unión Europea también están considerando para imponer nuevas sanciones contra Rusia por su participación en la revuelta.

La declaración se dio a conocer tras una conversación por teleconferencia entre los líderes de Ucrania y Rusia, además del presidente francés, Francois Hollande, y la canciller alemana, Angela Merkel, sostuvo el despacho de Poroshenko.

"Ucrania pidió al presidente de Rusia que refuerce el control del lado ruso de la frontera para frenar la penetración a Ucrania de militantes, mercenarios, suministros de armas y vehículos militares", dijo.

Los cuatro líderes acordaron conversar nuevamente el lunes, mencionó el comunicado.

La Unión Europea ha amenazado con aplicar más sanciones sobre Moscú, más allá de los congelamientos de activos y prohibiciones de viajes, a menos que los rebeldes prorrusos tomen acciones para distender la crisis para el lunes.

La Guardia Nacional de Ucrania dijo que los rebeldes habían utilizado tanques y fuego de mortero para atacar un puesto de control cerca de Slaviansk, a unos 100 kilómetros de la frontera con Rusia.

"No hubo víctimas entre el personal militar que estaba allí", dijo su comunicado. Un portavoz de la operación dijo al Canal 5 que cinco soldados habían muerto en los últimos días por la violencia rebelde, infringiendo la tregua.

La agencia de noticias Interfax recogió citas de los rebeldes en las que afirmaban que las fuerzas ucranianas habían lanzado proyectiles en los alrededores de Slaviansk, impactando en un mercado y un edificio de apartamentos, y causando heridos.

CRECIENTE ENOJO

Poroshenko, que está bajo presión de Occidente para respetar el alto el fuego durante las negociaciones con los rebeldes, se enfrenta al enojo de los ucranianos por la tregua, dado que en opinión de algunos solo está contribuyendo a que los insurgentes tengan más tiempo para reagruparse y rearmarse.

El mandatario, que acusa a Moscú de agitar la violencia en el este de Ucrania, prorrogó el viernes la tregua hasta las 22.00 hora local (1900 GMT) del lunes, después de regresar de una cumbre en Bruselas con los líderes europeos en la que firmó un histórico acuerdo de integración económica con Europa.

La tregua, según indicó su página web, fue extendida para coincidir con un plazo establecido por los líderes europeos para que los rebeldes acepten los acuerdos de verificación del alto el fuego, devuelvan los puestos fronterizos a las autoridades de Kiev y liberen a rehenes, entre ellos observadores de Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).

Moscú niega que esté ayudando a los insurgentes y dice que es el Gobierno de Ucrania el que promueve la violencia.

Se espera que en las negociaciones participen separatistas de las provincias de Donetsk y Lugansk, el ex presidente ucraniano Leonid Kuchma, así como el representante de Kiev, el embajador de Moscú en Kiev y miembros de la OSCE.

Pero la persistencia de la violencia ha aumentado la presión política sobre Poroshenko, que prometió acabar con la crisis en el este en cuestión de semanas, para que ponga en marcha lo que él denomina una operación antiterrorista contra los rebeldes.

Cientos de personas marcharon por el centro de Kiev el domingo para pedir a Poroshenko que abandone la tregua y ponga en marcha operaciones militares en las dos provincias, donde los separatistas controlan edificios estatales y arsenales de armas.

(Escrito por Thomas Grove. Traducido por Redacción de Madrid. Editado en español por Marion Giraldo)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










Reuters