Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

En la imagen de archivo, tomada con un microscopio electrónico, bacterias de Escherichia coli en un centro en Brunswick, Alemania.Las superbacterias encontradas en personas, animales y alimentos en la Unión Europea suponen una "alarmante" amenaza para la salud humana y animal, ya que han evolucionado hasta hacerse resistentes a los antibióticos más utilizados, advirtieron el miércoles expertos en enfermedades y seguridad. REUTERS/Manfred Rohde/Helmholtz-Zentrum fŸr Infektionsforschung (HZI)/File Photo

(reuters_tickers)

Por Kate Kelland

LONDRES (Reuters) - Las superbacterias encontradas en personas, animales y alimentos en la Unión Europea suponen una "alarmante" amenaza para la salud humana y animal, ya que han evolucionado hasta hacerse resistentes a los antibióticos más utilizados, advirtieron el miércoles expertos en enfermedades y seguridad.

Un informe sobre resistencia antimicrobiana en bacterias de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés) y el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC) reveló que unas 25.000 personas mueren cada año en la UE a causa de estas superbacterias.

"La resistencia antimicrobiana es una alarmante amenaza que pone la salud de las personas y de los animales en peligro", dijo Vytenis Andriukaitis, comisario europeo de Salud y Seguridad Alimentaria.

"Hemos empleado considerables esfuerzos para frenar su evolución, pero no es suficiente. Debemos ser más rápidos, más fuertes y actuar en varios frentes", añadió.

La resistencia a los medicamentos se produce por el uso incorrecto y excesivo de los antibióticos, que estimula a las bacterias a evolucionar para sobrevivir y a desarrollar nuevos métodos para vencer a las medicinas.

El informe del miércoles destacó que la bacteria salmonella -que puede causar la infección salmonelosis- presenta una multirresistencia alta en la UE.

La resistencia a los antibióticos carbapenem -normalmente el último tratamiento que se aplica a pacientes infectados con superbacterias multirresistentes- fue detectada por primera vez en animales y alimentos, aunque a bajos niveles, como parte de un amplio programa de control de la UE para este informe.

Marta Hugas, jefa de la unidad de riesgos biológicos y unidades contaminantes de la EFSA, observó variaciones geográficas en la UE, donde los países de la parte norte y oeste del bloque, en general, presentan unos niveles más bajos de resistencia que aquellos situados en el sur y el este.

(Reporte de Kate Kelland. Editado en español por Rodrigo Charme)

Reuters