Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un migrante africano sobre una valla fronteriza, Ceuta, 1 ene, 2017. Aproximadamente 1.100 inmigrantes subsaharianos intentaron cruzar a Ceuta, en el norte de África, saltando la valla que separa el enclave español de Marruecos, pero la mayoría fueron repelidos, informó la delegación del Gobierno en la ciudad autónoma. REUTERS/Jose Antonio Sempere

(reuters_tickers)

MADRID (Reuters) - Aproximadamente 1.100 inmigrantes subsaharianos intentaron cruzar a Ceuta, en el norte de África, saltando la valla que separa el enclave español de Marruecos, pero la mayoría fueron repelidos, informó la delegación del Gobierno en la ciudad autónoma.

Decenas de inmigrantes lograron encaramarse a lo alto de la valla coronada con alambres cortantes en las primeras horas del domingo antes de ser bajados con grúas, según mostraron las imágenes de la cadena de televisión local Faro.

Sólo dos personas pudieron entrar en Ceuta y fueron trasladadas al hospital, mientras que el resto fueron devueltos a Marruecos, dijo la delegación en un comunicado.

Cinco policías españoles y 50 de Marruecos resultaron heridos, según el comunicado, después de que los inmigrantes usaran piedras y barras de metal para intentar romper las puertas para acceder a la valla y se enfrentaran con los agentes.

Los territorios españoles en el norte de Africa de Ceuta y Melilla son a menudo usados como punto de ingreso a Europa por inmigrantes africanos, que saltan por las vallas fronterizas o tratan de entrar nadando por la costa. A principios de diciembre, más de 400 subsaharianos ingresaron a Ceuta.

España ha sido criticada por grupos de derechos humanos por permitir que algunos inmigrantes sean devueltos de inmediato a Marruecos en tales incidentes. Argumentan que hacerlo les priva de la posibilidad de reclamar asilo.

Sin embargo, Libia se ha convertido en el punto preferido de partida para los inmigrantes africanos, la mayoría de los cuales proceden de países subsaharianos e intentan llegar a Italia por mar.

El 2016 fue el año con más muertes de inmigrantes en el Mediterráneo, con casi 5.000 fallecidos, según la Organización Internacional para la Migración.

(Información de Sarah White, Editado por Inmaculada Sanz en Mesa Madrid)

Reuters