Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

En esta foto de archivo, vista aérea del Coliseo en Roma el 12 de agosto de 2004. Una serie de fuertes sismos sacudieron el centro de Italia el miércoles, incluyendo la capital Roma, lo que obligó a la evacuación de escuelas y el cierre de enlaces ferroviarios, aunque por el momento no se han registrado daños graves o heridos. REUTERS/Alessandro Bianchi/File Photo

(reuters_tickers)

Por Philip Pullella

ROMA (Reuters) - Una serie de fuertes sismos sacudió el centro de Italia el miércoles, lo que obligó a la evacuación de escuelas y el cierre de enlaces ferroviarios, incluyendo al subterráneo de la capital Roma.

El primero de los temblores registró una magnitud de 5,7 y ocurrió a las 10:25 hora local (0925 GMT). Casi cinco horas después, no se habían reportado graves daños o lesionados, aunque algunas estructuras rurales abandonadas afectadas por los mortales sismos del año pasado colapsaron.

"Afortunadamente no hay víctimas hasta ahora, pero ciertamente esta repetición de fuertes sismos es alarmante para las personas que ya han sido puestas muy a prueba", dijo el primer ministro Paolo Gentiloni en Berlín.

Sin embargo, las tormentas de nieve dificultaban el acceso a partes de las regiones de Lacio, Las Marcas y Los Abruzos para evaluar la situación y Gentiloni dijo que serían enviados soldados para ayudar a equipos a llegar a algunos poblados.

"Algunas áreas no tienen electricidad debido a la nieve, así que ni siquiera los celulares funcionan", dijo Sante Stragoni, alcalde de Acquasanta Terme, un pueblo sacudido por un sismo el 24 de agosto que mató a 300 personas. "La nieve tiene una profundidad de dos metros en algunas áreas", comentó al canal de televisión SkyTG 24.

En Roma se tambalearon edificios y el sistema de metro subterráneo de la ciudad se cerró como medida de precaución por varias horas. Los estudiantes fueron enviados a casa y los museos dijeron a sus visitantes que abandonaran los edificios.

Los residentes más cercanos al epicentro, a unos 100 kilómetros al noreste de Roma, se precipitaron a las calles mientras la serie de temblores sacudía la zona.

"Todo el mundo está fuera, hace mucho frío y mucho viento", dijo Lina Mercantini del pueblo de Ceselli, en la región de Umbría, a unos 80 kilómetros del epicentro. "Es totalmente desconcertante, nunca termina, estamos temblando".

En total se registraron 10 sismos con una magnitud sobre 4,0 en un radio de 10 kilómetros alrededor de la localidad de Amatrice, devastada por el terremoto de agosto, y decenas de movimientos menores. El campanario de la iglesia del pueblo, construido en el Siglo XIII y muy dañado por el sismo del año pasado, finalmente se derrumbó.

(Reporte adicional de Crispian Balmer, Steve Scherer yAntonella Cinelli, editado en español por Patricia Avila)

Reuters