Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Imagen de archivo. Soldados turcos saludan durante una ceremonia frente al mausoleo de Mustafa Kemal Ataturk en Ankara. 30 de agosto de 2009. Cerca de 40 soldados turcos de alto rango que trabajaban en instalaciones de la OTAN en Alemania, pero fueron suspendidos tras el fracasado golpe de Estado en Turquía en julio, solicitaron asilo en Alemania, informaron el sábado la revista Der Spiegel y la emisora ARD. REUTERS/Umit Bektas/Archivo.

(reuters_tickers)

BERLÍN (Reuters) - Cerca de 40 soldados turcos de alto rango que trabajaban en instalaciones de la OTAN en Alemania, pero fueron suspendidos tras el fracasado golpe de Estado en Turquía en julio, solicitaron asilo en Alemania, informaron el sábado la revista Der Spiegel y la emisora ARD.

Los informes de las solicitudes de asilo de los soldados turcos en Alemania se conocen cuando la canciller alemana, Angela Merkel, prepara un viaje a Turquía para reunirse con el presidente Tayyip Erdogan.

Ha habido tensión entre los dos socios de la OTAN por asuntos como el presunto espionaje de clérigos turcos en Alemania, preocupación de Alemania por la represión de Turquía contra los disidentes y la acusación de Ankara de que Berlín acoge a militantes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

El reporte citó a funcionarios de la oficina alemana de migración federal y del Ministerio del Interior, que indicaron que las solicitudes de asilo se manejarían como todas las demás.

Reuters informó en octubre que Turquía había despedido a cientos de altos funcionarios militares que estaban sirviendo en la OTAN en Europa y Estados Unidos después del golpe. La mayoría de ellos volvieron a Turquía, pero algunos decidieron no regresar, temiendo represalias.

Esta semana el Tribunal Supremo de Grecia falló en contra de la extradición de ocho soldados turcos que huyeron a Grecia en julio tras el golpe de estado.

Ni el gobierno alemán ni funcionarios de la OTAN comentaron inmediatamente el reporte.

(Reporte por Andrea Shalal; Editado por Dominic Evans; Traducido por Hernán Funes; Editado en español por Javier López de Lérida)

Reuters