Por Balazs Koranyi

FRÁNCFORT (Reuters) - Varios funcionarios de alto rango del Banco Central Europeo (BCE) creen que las proyecciones económicas del organismo son demasiado optimistas, ya que persisten las tensiones comerciales y las dudas sobre el crecimiento de China, dijeron cuatro fuentes con conocimiento directo de las discusiones.

Una "minoría significativa" de los funcionarios a cargo de elaborar la política monetaria del BCE expresó dudas en la reunión de la semana pasada de que se produzca la recuperación del crecimiento que estaba proyectada para la segunda mitad del año.

Algunos incluso cuestionaron la precisión de los modelos de proyección del BCE, dado su largo historial de revisiones a la baja, dijeron las fuentes.

Puesto que el BCE utiliza estas proyecciones como un aporte clave para su decisión de política monetaria, nuevos recortes en los pronósticos de crecimiento e inflación aumentarían la posibilidad de que su primera alza en las tasas de interés posterior a la crisis, que ahora se cree se produciría el próximo año, se retrase aún más.

Un portavoz del BCE se negó a comentar el tema.

El banco central ha sostenido hasta ahora que muchos de los factores que frenan el crecimiento son temporales, por lo que la economía se recuperaría en el segundo semestre, luego de que la disminución de las exportaciones y la erosión de la confianza casi arrastraran a Alemania a una recesión a fines del año pasado.

El presidente del BCE, Mario Draghi, dijo durante el fin de semana que había indicios de que estos factores estuvieran disminuyendo, a pesar de que la incertidumbre política es grande. [nL1N21V08I]

Sin embargo, algunos de los miembros del Consejo de Gobierno del BCE no tienen tanta confianza y argumentan que los obstáculos para el crecimiento están lejos de ser temporales, por lo que no hay razones para proyectar un repunte significativo, de acuerdo a las fuentes.

Los encargados de formular la política monetaria del BCE agregaron que el débil crecimiento del comercio mundial también parece estar más arraigado, que las guerras comerciales ahora parecen ser la norma y no la excepción y que incluso si el crecimiento chino se estabiliza, es poco probable que aumente la demanda desde Pekín.

Algunos gobernadores dijeron que la metodología del BCE para realizar pronósticos podría necesitar una revisión porque las proyecciones han mostrado un persistente optimismo por demasiado tiempo y se han tenido que recortar regularmente trimestre tras trimestre, dijeron las fuentes.

El BCE ahora estima un crecimiento de 1,1 por ciento para la zona euro en 2019, pero hace apenas tres meses esperaba una expansión del 1,7 por ciento para la economía del bloque durante este año.

(Reporte de Balazs Koranyi. Editado en español por Rodrigo Charme)

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes