Reuters internacional

Imagen de archivo de las fuerzas de seguridad antidisturbios chocan con manifestantes que se reúnen contra el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en Caracas 31 de mayo 2017. Las fuerzas de seguridad de Venezuela arrestaron al menos a 14 militares bajo sospecha de "rebelión" y "traición" a principios de abril, en la primera semana de protestas contra el Gobierno del presidente Nicolás Maduro, según documentos obtenidos por Reuters. REUTERS/Christian Veron/File Photo

(reuters_tickers)

Por Girish Gupta y Andrew Cawthorne

CARACAS (Reuters) - Las fuerzas de seguridad de Venezuela arrestaron al menos a 14 militares bajo sospecha de "rebelión" y "traición" a principios de abril, en la primera semana de protestas contra el Gobierno del presidente Nicolás Maduro, según documentos obtenidos por Reuters.

Los efectivos, incluidos coroneles y capitanes, están detenidos en la prisión militar de Ramo Verde, a las afueras de Caracas, de acuerdo a lo que figura en las listas de detenidos que circulan entre los uniformados.

Los documentos indican que los casos estaban siendo "procesados" y no quedó claro si han sido formalmente acusados.

Las listas surgen en medio de las acusaciones hechas por líderes de la oposición sobre una supuesta purga dentro de las Fuerzas Armadas para aplastar la disidencia generada por la represión a las masivas manifestaciones contra el Gobierno socialista.

Los documentos vistos por Reuters sólo se extendieron hasta el 8 de abril. Después de esa fecha, líderes de la oposición y activistas de derechos humanos dicen que muchos más soldados han sido detenidos.

La Guardia Nacional, una unidad militar que se encarga del orden público, ha estado en la vanguardia de la contención de las protestas mediante el uso de gases lacrimógenos, cañones de agua y balas de goma contra jóvenes que arrojan piedras, cócteles molotov y excrementos contra las líneas de seguridad.

En medio de los poco más de dos meses de protestas, al menos 65 personas han muerto, incluyendo partidarios del Gobierno y la oposición, espectadores y miembros de las fuerzas de seguridad.

La oposición asegura que la inquietud dentro de las fuerzas militares ha ido en ascenso, impulsada por el excesivo uso de la fuerza contra los manifestantes que exigen elecciones adelantadas, ayuda humanitaria para aliviar la escasez de medicinas y la libertad de "presos políticos".

PETICIÓN DE ASILO

En público, el alto mando militar ha respaldado la acusación de Maduro, de 54 años, de que la oposición adelanta una insurrección armada" que busca un golpe de Estado para derrocarlo con el apoyo de Estados Unidos.

Pero en privado algunos miembros de la Guardia Nacional se han quejado de agotamiento y han expresado su desilusión. Algunos pocos soldados han hecho público su descontento.

Tres tenientes huyeron a Colombia y pidieron asilo allí el mes pasado. El Gobierno venezolano exigió su extradición para que enfrenten cargos de conspiración por golpe de Estado.

La semana pasada, medios pro oposición publicaron un video de un supuesto sargento de la Marina venezolana expresando su disidencia e instando a sus colegas a desobedecer a los superiores "abusadores" y "corruptos". Reuters no pudo confirmar su identidad, ni su paradero.

"Como celoso guardián de la ley, ratifico mi rechazo en contra del señor Nicolás Maduro Moros, como presidente ilegítimo de la República y desconozco rotundamente su régimen y Gobierno dictatorial", dijo Giomar Flores, usando un uniforme blanco de la naval, en un video de siete minutos donde se identificó como sargento primero activo de la Armada.

El Ministerio de Información y las Fuerzas Armadas no respondieron a las solicitudes de información hechas por Reuters.

El fallecido presidente Hugo Chávez convirtió a los militares en uno de los pilares de su movimiento luego de un fallido golpe de Estado en su contra en el 2002, en parte por su formación en las fuerzas armadas. Incluso les dio derecho al sufragio.

Aunque Maduro no es militar, ha mantenido fuertes lazos con los diferentes componentes de las Fuerzas Armadas. Un tercio de sus ministros son soldados en ejercicio o retirados y les ha dado el control sobre sectores claves como la importación y distribución de alimentos. Varios gobernadores también son uniformados.

Los líderes de la oposición han estado pidiendo abiertamente que las Fuerzas Armadas desobedezcan a Maduro y apoyen sus demandas, pero los altos mandos han jurado lealtad al Gobierno.

(Escrito por Eyanir Chinea; Editado en español por Silene Ramírez)

Reuters

 Reuters internacional