Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

CARACAS (Reuters) - Venezuela exigió el viernes disculpas públicas a Colombia por unas declaraciones que consideró "denigrantes y ofensivas" de su vicepresidente, Germán Vargas.

Vargas, quien tiene previsto renunciar en las próximas semanas para ser candidato presidencial en las elecciones del 2018 en Colombia, dijo el jueves que las viviendas de interés social patrocinadas por su Gobierno cerca a la frontera con Venezuela, "no son para los venecos", un término peyorativo para referirse a los venezolanos .

"Venezuela rechaza categóricamente las denigrantes y ofensivas declaraciones del vicepresidente de la República de Colombia (...) que expresan abiertamente odio, discriminación e intolerancia contra nuestros connacionales", dijo la cancillería venezolana en un comunicado.

"Y exige al Gobierno de Colombia las excusas debidas a los venezolanos ofendidos por las expresiones xenófobas y discriminatorias emitidas por su vicepresidente", agregó.

En el último año, la frontera de más de 2.200 kilómetros entre los vecinos ha sido cerrada varias veces para combatir la inseguridad y el tráfico de bienes y gasolina subsidiados desde Venezuela, afectando a miles de pobladores que viven de un lado de la línea divisoria, pero trabajan del otro.

Incluso, Bogotá denunció que más de 1.000 colombianos fueron deportados injustamente durante uno de los cierres de pasos fronterizos a mediados del año pasado y unos 18.000, según Naciones Unidas, dejaron Venezuela por voluntad propia.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, ha dicho en varias oportunidades que más de 5 millones de colombianos viven en su país; sin embargo, autoridades colombianas han negado que la cifra sea tan elevada y aseguran que no llegan al millón.

El hecho es que miles de colombianos hicieron de Venezuela su patria desde la bonanza petrolera de 1970 hasta la masiva migración de la década de 1990, durante la guerra sin cuartel contra el narcotráfico y grupos guerrilleros.

(Reporte de Diego Oré)

Reuters