Reuters internacional

La primera ministra de Gran Bretaña, Theresa May, habla en un evento de campaña electoral, en Mansfield, Inglaterra. El resultado de la apuesta de la primera ministra británica, Theresa May, en una elección anticipada quedó en duda el jueves luego de que un sondeo de YouGov mostró que la ventaja de su Partido Conservador cayó a tres puntos porcentuales a una semana de la votación. REUTERS/Oli Scarff/Pool

(reuters_tickers)

Por Guy Faulconbridge y Kylie MacLellan

LONDRES (Reuters) - El resultado de la apuesta de la primera ministra británica, Theresa May, en una elección anticipada quedó en duda el jueves luego de que un sondeo de YouGov mostró que la ventaja de su Partido Conservador cayó a tres puntos porcentuales a una semana de la votación.

Si May no logra imponerse en las elecciones del 8 de junio con una mayoría sólida esto debilitará su posición justo antes de comenzar las negociaciones formales sobre la salida de Reino Unido desde la Unión Europea.

En la señal más visible de que las elecciones serán reñidas, el liderazgo de May ha retrocedido desde unos 24 puntos luego que sorprendió tanto a sus rivales como a los mercados financieros a llamar a elecciones el 18 de abril. Los laboristas de oposición obtuvieron un 39 por ciento de apoyo frente al 42 por ciento de los conservadores.

Tras una agitada campaña que fue suspendida por un ataque suicida en Manchester la semana pasada, los encuestadores han ofrecido una amplia gama de posibilidades para el resultado de la elección: desde que May pierda su mayoría a una victoria aplastante para los conservadores de más de 100 escaños.

Apostando a que obtendría una mayoría sólida, May convocó a la elección para consolidar su posición en el país mientras se embarcaba en las complejas negociaciones sobre el "Brexit".

Pero si no logra superar la mayoría de 12 escaños que su predecesor David Cameron conquistó en el 2015, su apuesta electoral habrá fracasado y su autoridad se verá gravemente socavada.

Si May no logra obtener una mayoría absoluta, se verá obligada a llegar a un acuerdo con otro partido para continuar gobernando ya sea como una coalición o en un gobierno minoritario.

Eso tendría consecuencias inciertas para la economía británica de 2,5 billones de dólares y la política futura del Gobierno desde el gasto público y los impuestos a las empresas hasta la emisión de bonos.

(Editado en español por Carlos Aliaga)

Reuters

 Reuters internacional