Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Foto de archivo. Personas se agolpan en una carretera cerca de una antena de celular para comprobar la señal de sus móviles luego de que el área fuera golpeada por el huracan María en Dorado, Puerto Rico, 22 de septiembre, 2017. REUTERS/Alvin Baez

(reuters_tickers)

Por Dave Graham y Robin Respaut

SAN JUAN, Puerto Rico (Reuters) - Cientos de viajeros llenaban el lunes el Aeropuerto Internacional de San Juan de Puerto Rico, ansiosos por saber cuándo podrían salir del país y reencontrarse con familiares después de que el huracán María provocó cortes de energía y comunicaciones en la isla.

Temerosos de salir de hoteles en caso de no poder abordar los pocos vuelos disponibles, los preocupados pasajeros esperaban en largas filas en el principal aeropuerto de Puerto Rico, intentando contactar tanto a seres queridos como a aerolíneas.

"Todo es rumor por el momento, porque no hay comunicación", comentó Rene Kessler, un estudiante de medicina de 31 años de Baltimore, Maryland, que se preparaba para pasar la noche en el aeropuerto esperando un vuelo de vuelta a Estados unidos.

Funcionarios portorriqueños han confirmado al menos 10 muertes vinculadas con la tormenta en la isla. El huracán fue además responsabilizado por al menos otras 19 muertes en el Caribe, la mayoría de ellas en la isla de Dominica.

El huracán María convirtió a Puerto Rico en una zona de desastre, sin energía eléctrica y donde muchos están desesperados por huir. La isla se había convertido en refugio para habitantes de islas del Caribe que habían quedado sin hogar tras el paso del huracán Irma previamente este mes.

Una represa en Puerto Rico se ha debilitado por fuertes lluvias por el huracán María y está en peligro de romperse, con la amenaza de provocar inundaciones para miles de viviendas.

Unas 70.000 personas que habitan el valle ribereño debajo de la represa de Guajataca, en la esquina noroccidental de la isla, han estado bajo evacuación desde el viernes después de que las autoridades advirtieron que la estructura está en peligro de un colapso inminente.

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, llamó a los residentes del área a evacuar tras evaluar daños a la represa el fin de semana y dijo a periodistas que una fisura en la estructura "se ha convertido en una ruptura significativa".

María, el segundo gran huracán que afecta al Caribe este mes y el más poderoso en azotar Puerto Rico en casi un siglo, dejó una ola de destrucción en la isla tras tocar tierra el miércoles por la mañana.

La tormenta ha provocado daños y pérdidas por actividad económica estimados en 45.000 millones de dólares en el Caribe, de los cuales al menos 30.000 millones de dólares corresponden a Puerto Rico, dijo Chuck Watson, un calculador de costos de desastres de Enki Research, en Savannah, Georgia.

(Escrito por Alex Dobuzinskis. Editado en español por Patricio Abusleme)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










Reuters