Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Martin Sorrell, CEO de WPP, en Foro Económico Mundial, Davos, Suiza, 17 enero, 2017. WPP, el mayor grupo publicitario del mundo, recortó sus proyecciones de ventas para 2017 y sus acciones se desplomaron, ya que el tenso ambiente económico obligó a clientes y firmas rivales a luchar por cada dólar incluido en los presupuestos de publicidad. REUTERS/Ruben Sprich/

(reuters_tickers)

Por Kate Holton

LONDRES (Reuters) - WPP, el mayor grupo publicitario del mundo, recortó sus proyecciones de ventas para 2017 y sus acciones se desplomaron, ya que el tenso ambiente económico obligó a clientes y firmas rivales a luchar por cada dólar incluido en los presupuestos de publicidad.

Martin Sorrell, fundador y jefe de la firma británica, dijo que en la búsqueda por disminuir costos, los clientes habían convertido a la publicidad en un sector ultra competitivo, llevando a que se perdieran contratos de compañías como VW y AT&T.

Tras el anuncio, las acciones del grupo retrocedieron desde sus recientes máximos y perdieron un 6 por ciento, valorando a WPP en 23.000 millones de libras (28.000 millones de dólares).

"Es muy competitivo el sector, se registra un bajo crecimiento, una baja inflación y los clientes se concentran en los costos", dijo a Reuters. "Es un ambiente muy difícil".

WPP , que emplea a mas 200.000 personas en 113 países para promocionar a clientes como Ford y Unilever, reportó un crecimiento del 3,1 por ciento en sus ventas netas del 2016, en línea con las proyecciones, tras haber conseguido 4.400 millones de libras netas por nuevos negocios.

Pero la compañía dijo que este año había comenzado con mayor lentitud, donde la medida clave de ventas netas subió un 1,2 por ciento en enero, lo que llevó a WPP a recortar su objetivo a cerca de un crecimiento del 2 por ciento para todo el año.

Sorrell dijo que un ambiente de lento crecimiento y baja inflación significa que firmas de consumo masivo y de alimentos que tradicionalmente invierten grandes cantidades de dinero en publicidad, estaban recurriendo a nuevas tácticas, como un presupuesto de base cero, donde los gerentes deben justificar cualquier gasto, desde lápices hasta aviones privados.

(Editado en español por Luis Azuaje)

Reuters