Navigation

Sangre de vivos para identificar a los muertos

Los familiares de los desaparecidos tienen esperanzas de identificar a los suyos. Keystone

Muchos cadáveres de las fosas comunes en la ex Yugoslavia todavía no tienen nombre. La Comisión internacional para las personas desaparecidas busca a sus parientes, especialmente en Suiza.

Este contenido fue publicado el 05 octubre 2004 - 14:44

Gracias a un método desarrollado en Suiza, comparando el perfil ADN de los muertos con el de los vivos, es posible identificar a las víctimas.

La purificación étnica que marcó el conflicto en la ex Yugoslavia hizo víctimas anónimas cuyos cuerpos se trata identificar para que las familias puedan realizar sus procesos de duelo.

Dos equipos de aquella región se encuentran en Suiza desde el 1 de octubre para recoger muestras sanguíneas entre los ciudadanos de origen exyugoslavo.

Para hacer esto, dos equipos de especialistas de Pristina (Kosovo) y de Sarajevo (Bosnia), formados cada un por dos miembros, comenzaron su labor el pasado viernes en Schilieren, cerca de Zúrich. “Y continuarán haciendo ese trabajo toda la semana en diferentes ciudades de Suiza”, indica Mustafa Ciczmic, responsable de uno de los equipos.

“Nuestra misión consiste en tomar algunas gotas de sangre de las personas originarias de la exYugoslavia que han perdido a alguno de sus parientes y que actualmente está inscrito como desaparecido”, explica Ciczmic.

Un método caro y complejo

En seguida, las muestras serán sometidas a una prueba ADN en laboratorio, y los resultados serán comparados con los restos exhumados de las víctimas que aún son anónimas.

“Este método es excesivamente caro y complejo. Pero es la única solución para identificar los cuerpos que son, en realidad, esqueletos”, explica Thomas Krompecher, director del Instituto Universitario de Medicina Legal, de Lausana.

Este médico suizo contribuyó a la puesta en marcha de este proceso inédito, a inicios del año 2000.

Después de la guerra en la ex Yugoslavia –explica a swissinfo--, se intentó indentificar a más de 25.000 personas (de las cuales unas 20.000 están ubicadas en Bosnia-Herzegovinia).

El único medio es estableciendo su perfil genético. Y otra manera es estableciendo ese mismo perfil de los parientes vivos en base a muestras de sangre.

“Después, las computadoras van a comparar el perfil de los vivos con el de los muertos y, teniendo en cuenta las leyes de la herencia, permitirán determinar la relación genética entre dos personas”, añade el médico.

1.500 familias que contactar

La recolección de datos se dirige a todo miembro de la familia que tenga un lazo directo con el desaparecido, padre, madre, hermano, hermana o hijos. “Tenemos una lista de 1.500 ciudadanos de la ex Yugoslavia que viven en Suiza y que están afectados por el problema”, explica Ciczmic.

Esencialmente se trata de ciudadanos originarios de Bosnia, aunque también hay refugiados serbios, albaneses y croatas.

“Desafortunadamente no tenemos los datos de todas las personas, y esperamos que este desplazamiento nos proporcione informaciones para intentar contactarlos más tarde. También contamos mucho con la información que pase de boca a oreja”, precisó el responsable.

Agregó que lanzarán un llamado a los ex Yugoslavos de Suiza afectados con el fin de que llamen al teléfono 0038 761 809 103.

Los dos equipos esperan recolectar al menos 500 muestras de sangre en esta ocasión.

Segunda campaña europea

Esta campaña, la segunda, es organizada por la Comisión internacional para las personas desaparecidas (ICMP, por sus siglas en inglés) y se desarrolla simultáneamente en Austria, Dinamarca, Alemania, Holanda y Eslovenia.

El ICMP fue fundada en 1996 por el presidente norteamericano, Bill Clinton. Comenzó solicitando a la Cruz Roja la apertura de listas de inscripción para que las familias que buscaban a uno de los suyos se pudieran inscribir.

“Esta operación permitió recoger 200.000 nombres”, explica Thomas Krompecher, quien también es miembro de la comisión científica de la ICMP. Se calcula que serían necesarias cerca de 100.000 muestras de sangre de personas vivas para identificar a los muertos.

Actualmente, con cerca de 60.000 muestras, la ICMP se encuentra en el 50% de su recolección de datos. Ahora, en su última gira europea, espera recoger entre 10.000 y 15.000 nuevas muestras sanguíneas.

Sostén de Suiza

El gobierno suizo apoya a la ICMP desde el año 2001 con contribuciones financieras que van al laboratorio de investigación ADN en Sarajevo, Bosnia.

Cuando firmó el acuerdo de donación de 2004, el embajador de Suiza en Sarajevo (Bosnia-Herzevoginia), Urs Breiter, recalcó: “Es esencial que las familias de las personas desaparecidas reciban respuestas a las cuestiones que se plantean desde hace mucho tiempo”.

“Suiza no contribuye a esta campaña de colecta de muestras sanguíneas, pero participa en los trabajos de la comisión de personas desaparecidas y supervisa igualmente los trabajos de los laboratorios ADN”.

La precisión emana de Asta Zinbo, colaborador de la ICMP.

La campaña es financiada por la Unión Europea. “Pero”, añade Asta Zinbo, “hacemos excepcionalmente campaña en Suiza porque aquí residen muchas personas originarias de las regiones más afectadas”.

Swissinfo y agencias

Datos clave

370.000 ex Yugoslavos viven en Suiza. 27.707 personas de esa región han solicitado asilo en Suiza desde 1988.
Los conflictos de los años 90 han causado 350.000 muertes y entre 20 y 30.000 víctimas.

End of insertion

Contexto

La Comisión internacional para las personas desaparecidas es una organización intergubernamental fundada en 1997 con el fin de tratar el problema de los desaparecidos en los Balcanes.

El ADN permite identificar los restos de cuerpos gracias a muestras sanguíneas tomadas de personas que tienen lazos directos con los desaparecidos.

Las personas afectadas pueden llamar a la ICMO al número 0038-761 809 103.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.