Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Serena Giannini, una estrella tesinesa del ballet

Serena Giannini está preparada para la gran aventura moscovita.

Hubo un tiempo en que los artistas del célebre Ballet Bolchoï huían de su país para proseguir su carrera en Occidente. Hoy, ese templo de la danza clásica recluta a sus artistas en los cuatro rincones del mundo. La suiza Serena Giannini se dispone a mudarse a Moscú.

Bailar en el teatro más prestigioso del mundo es un sueño en el que Serena Giannini nunca hubiera osado pensar hasta hace menos de un año. Y sin embargo, la joven artista, que soplará 18 velas dentro de unas semanas, se dispone a dejar su Tesino natal para mudarse a la capital rusa. Un cambio profundo y quizás también el punto de partida para una gran carrera internacional.

"Odiaba consagrar mi tiempo enteramente a la danza", confiesa la joven que cuenta los días que la separan todavía de esta aventura. Empero, antes de la gran partida, que tendrá lugar a fines de octubre, aún quedan por solucionar numerosas formalidades.

A Moscú, pasando por Nueva York

Fue con ocasión de un concurso organizado en Nueva York que la bailarina de Gravesano (cantón Tesino) fue descubierta por la dirección de la Escuela del Bolchoï. Su talento y su expresión artística excepcionales le han valido la participación en un curso de cinco semanas organizado por el instituto moscovita en Connecticut (EEUU).

Poco después de su regreso de los Estados Unidos, le llegó una misiva con la buena noticia: Serena Giannini podrá formar parte en la próxima selección de alumnas del Bolchoï.

Desde el ballet clásico hasta el music-hall

El curso en la academia de Moscú dura tres años, seis jornadas por semana. "Aún no sé cuánto tiempo me quedaré allá", explica Serena, que ya tiene previsto seguir su formación internacional en Londres, en una escuela de music-hall. "Mi verdadera pasión", reconoce la joven bailadora con una mirada sonriente.

Al esperar, fuera de sus sesiones cotidianas de varias horas de entrenamiento, Serena tendrá que someterse a unas reglas muy estrictas. Los detalles de su formación y las condiciones de su estancia en la Escuela del Bolchoï se articulan en un contrato de 16 páginas, redactado en ruso y que los padres de Serena han tenido que mandar traducir.

Así por ejemplo, un aumento de peso o un estancamiento en sus resultados serían imperdonables y la obligarían a abandonar inmediatamente el centro.

Estudios interrumpidos

Aún así, esta severidad casi marcial no le da miedo. "Su profesora de danza, Mi Jung, le ha inculcado la humildad y el sentido del rigor", subraya la madre, Patrizia Giannini. "La danza es un mundo particularmente duro, pero yo me siento preparada para superar las dificultades que me esperan", añade Serena, que desde su más tierna infancia nunca ha consagrado su tiempo libre, vacaciones incluidas, a otra actividad que no fuera la danza.

Esta ida a Moscú coincide con la interrupción de sus estudios de bachillerato en Lugano. La decisión no le resultó muy fácil, "pero una oportunidad como ésta no la tienes una segunda vez en la vida. Queremos animar y apoyar a nuestra hija en su pasión, porque estamos convencidos de que ella sabrá encarrilar su carrera", explica Tiziano, el padre de Serena.

El gran salto

"Desde el inicio de mi primer año de bachillerato, supe que quería seguir mi carrera y mi vida de bailarina", subraya la joven tesinesa, que aún recuerda muy bien todos los sacrificios realizados para llegar adonde ahora está.

"Esta invitación del Bolchoï me permite por fin consagrarme enteramente a mi pasión, en un cuadro en el que todo se organiza en torno al aprendizaje de este arte", comenta Serena, visiblemente aliviada por no tener que seguir haciendo malabarismos con su tiempo libre, entre estudios, desplazamientos y entrenamientos.

"Estaré rodeada de personas que harán la misma cosa que yo y que estarán obligadas a la misma higiene de vida", precisa.

Una ciudad peligrosa

"Las bailarinas rusas que he conocido durante mi estancia en Estados Unidos me han dicho que Moscú es una ciudad muy peligrosa. Pero esto no me preocupa porque tendré muy poco tiempo libre —sólo el domingo— que aprovecharé para descansar", expone confiada.

"Me han dicho también que las instalaciones de la escuela son más bien vetustas y que en Moscú puede hacer mucho frío. Pero eso me da igual. Tengo la voluntad de progresar y alcanzar un nivel superior. Además, soy consciente de los sacrificios y las dificultades que me esperan", reconoce esta joven bailarina, que se alegra de aprender el ruso. "Estoy deseando marcharme, ya quisiera estar allí."

swissinfo, Nicole della Pietra
(Traducción del francés: Antonio Suárez Varela)

Datos clave

El teatro de Bolchoï, que significa gran teatro, es el escenario más prestigioso del mundo.

El caserón, inaugurado en 1825, está ubicado no muy lejos del Kremlin.

Hoy, el Bolchoï se compone de cinco edificios, de los cuales uno es una clínica donde las artistas son atendidas gratuitamente. En total, el teatro emplea a 2.500 personas.

El teatro, que fue concebido por el arquitecto Joseph Beauvais, se está actualmente renovando. Las obras terminarán en otoño de 2009.

El coste de esta gigantesca obra de restauración se estima en más 360 millones de euros (unos 580 millones de francos).

Numerosos estrenos históricos han tenido lugar en la célebre sala del Bolchoï, entre los cuales destacan el ballet 'El lago des los cisnes' de Piotr Ilich Chaikovski y varias composiciones de Sergéi Vasílievich Rajmáninov.

Fin del recuadro

BIOGRAFÍA

Serena Giannini nació el 24 de octubre de 1990 en Lugano. Es la mayor de dos hijas (su hermana Giulia tiene 16 años). La familia Giannini vive en Gravesano, en el norte de Lugano.

La tesinesa se puso su primer tutú ya a los 3 años.

Fue participando en un concurso de ballet en Nueva York que esta joven bailarina ha sido descubierta por la dirección de la escuela de Bolchoï.

Un contrato detallado, que contiene numerosas cláusulas restrictivas, ata a la artista a la escuela moscovita durante su formación.

Serena Giannini ha interrumpido sus estudios de bachiller en el instituto de Lugano (tercer curso) para poder irse a Moscú.

Tras su formación clásica, espera poder perseguir su carrera de music-hall.

Fin del recuadro


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×