Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

SERIE SOBRE LOS GLACIARES SUIZOS: 1000 – 2 000 METROS Una 'batería eléctrica' más potente sin glaciares

Presa y lago artificial

Presa de Emosson en el cantón del Valais. En Suiza, el agua suministra alrededor del 60% de la electricidad producida en el país.

(© Keystone / Anthony Anex)

La desaparición de los glaciares alpinos no comprometerá la producción hidroeléctrica en Suiza. Por el contrario, ofrecerá oportunidades para construir nuevas presas y embalses en las montañas, aumentando la capacidad de almacenamiento de energía en los Alpes, pronostican los investigadores.

La idea es utilizar el calor generado por la energía atómica para derretir los glaciares y utilizar el agua de deshielo para generar electricidad. El ingeniero Adolf Weber, de Zúrich, la impulsa y propone construir esta particular central hidroeléctrica en la región de Jungfrau, en el corazón de los Alpes suizos.

¿Un absurdo? Definitivamente. Pero eso no impidió que el Gobierno suizo sometiera el proyecto a las oficinas e instituciones pertinentes para que emitieran su opinión. El hecho de que el caso se remonte a 1945 es tranquilizador. Fascinados por la cantidad de energía liberada por las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki, físicos e ingenieros competían entonces por encontrar ideas para el uso pacífico de la energía nuclear, recuerda el historiador Guido Koller. Al final de las consultas, la propuesta de utilizar la energía atómica para la explotación de la energía hidroeléctrica fue definida como “irracional”, escribeEnlace externo este último.

¿Por qué son importantes los glaciares?

Desde la cima de los Alpes hasta la llanura, la serie de artículos de swissinfo.ch ilustra las consecuencias del derretimiento de los glaciares a una determinada altitud y presenta las estrategias de adaptación y mitigación adoptadas en Suiza.

3 000 – 4 500 metros: Glaciares alpinos y paisaje

2 000 – 3 000 m: amenazas naturales y turismo

1 000 – 2 000 m: producción hidroeléctrica

0 – 1 000 m: recursos hídricos (a publicarse en noviembre)

Fin del recuadro

El 4% de la electricidad, de los glaciares

Más de setenta años después, Suiza cuenta con cinco centrales nucleares, todas en la llanura, y el agua es la fuente renovable más importante para la producción de electricidad. Casi el 60% de la electricidad proviene de la energía hidroeléctrica, el porcentaje más alto de Europa después de Noruega.

Contenido externo

Gráfico

Las centrales hidroeléctricas suizas son alimentadas principalmente con agua de lluvia y nieve derretida. Durante décadas, el retroceso de los glaciares causado por el calentamiento global también ha contribuido a la producción de electricidad, dice Bettina SchaefliEnlace externo, profesora de Hidrología en la Universidad de Berna. Una aportación que la investigadora ha estimado en alrededor de 1,4 teravatios al año, el 4% de la producción hidroeléctrica nacional.

Cuatro puntos porcentuales pueden parecer poco, pero no lo son si se observan las discusiones sobre el futuro de la hidroeléctrica, dice Bettina Schaefli a swissinfo.ch. “Sin glaciares, se perderá el 4%. Estamos en el mismo orden de magnitud que las pérdidas asociadas a la aplicación de la Ley de Protección de las Aguas [6%, nrd], un tema que según la asociaciónEnlace externo del ramo es de vital importancia.

“La desaparición de los glaciares no pondrá en peligro la producción nacional de electricidad”

Bettina Schaefli, hidróloga

Fin de la cita

+ Descubra por qué los glaciares se están derritiendo

El derretimiento de los glaciares permite llenar las cuencas alpinas cuando no ha nevado lo suficiente en invierno, explica Stuart LaneEnlace externo, profesor de Geomorfología de la Universidad de Lausana. “Para 2040, los glaciares se habrán derretido hasta tal punto que ya no podrán desempeñar ese papel”. Las perspectivas, agrega, son preocupantes.

Sin embargo, el grupo energético Axpo, el mayor productor de energía hidroeléctrica de Suiza, no parece estar preocupado. “Es posible que haya menos agua para generar energía después de 2050. En este momento, sin embargo, todavía no está claro si esa reducción en el flujo de agua será compensada por las alteraciones de las precipitaciones (aumento de precipitaciones intensas) causadas por el cambio climático”, señala a swissinfo.ch Ueli Walther, portavoz de Axpo, en un correo electrónico.

La desaparición de unos 1 500 glaciares alpinos “no pondrá en peligro la producción nacional de electricidad”, afirma Bettina Schaefli. Por el contrario, ofrecerá nuevas oportunidades para los operadores de energía hidroeléctrica y el desarrollo de las fuentes renovables en general. Tanto en Suiza como en Europa.

Los desafíos de la energía hidroeléctrica

Gracias a su topografía, a la gran cantidad de cursos de agua y a las abundantes precipitaciones, en Suiza se dan las condiciones ideales para la explotación de la fuerza hídricaEnlace externo. Los principales cantones productores de energía hidroeléctrica son el Valais (27% de la producción nacional), los Grisones (22%), el Tesino (10%) y Berna (9%).

Los principales desafíos para los operadores de las centrales hidroeléctrica son la caída de los precios de la electricidad, el endurecimiento de los requisitos en materia de residuosEnlace externo y la resistencia de las asociaciones medioambientales a la ampliación de las presas existentes y la construcción de nuevas centrales en zonas de importancia natural.

Fin del recuadro

Batería eléctrica para Europa

En las montañas suizas hay unas 200 plantas de almacenamiento y bombeo de agua. Buena parte se sitúan entre 1 000 y 2 000 metros sobre el nivel del mar. Los embalses pueden llenarse con agua que luego se vierte río abajo para la generación de electricidad durante los períodos de escasez de otras fuentes. Cuando hay sobreproducción de energía, el agua es bombeada y almacenada en altura.

Este sistema cíclico es útil para regular la producción eléctrica en Suiza y parece ser la solución ideal para compensar las fluctuaciones de las energías renovables (sol y viento) a nivel europeo. Según el Gobierno suizo, la planta de almacenamiento y bombeo de los Alpes, la mayor de Suiza y que se encuentra en el cantón de Glaris, podría servir como batería eléctrica para Europa.

¿Nuevas presas en los Alpes?

A medida que retroceden, los glaciares liberan nuevas áreas, las llamadas “lenguas glaciares”, que pueden ser ideales para la construcción de presas y embalses. En los Alpes suizos hay unos sesenta sitios de este tipo, siete de los cuales son particularmente prometedores, según un estudioEnlace externo realizado por la Escuela Politécnica Federal de Zúrich.

Mapa con las posibles nuevas centrales hidroeléctricas

Localización de los siete emplazamientos más prometedores para la construcción de nuevas centrales hidroeléctricas en la montaña. (D. Ehrbar)

(D. Ehrbar)

Las nuevas centrales podrían aumentar la producción hidroeléctrica durante el invierno, contribuyendo así a la consecución de los objetivos fijados en la Estrategia Energética 2050, según los investigadores. Los lagos artificiales también podrían reducir el riesgo de desastres naturales como inundaciones o flujos de escombros y actuar como reservas de agua en caso de sequía. “Estos nuevos embalses tendrán que ser multifuncionales y garantizar no solamente la producción hidroeléctrica, sino también el riego de los campos”, dice Bettina Schaefli, de la Universidad de Berna.

Sin embargo, hay un obstáculo: casi todos los embalses potenciales están situados dentro de áreas naturales de importancia nacional o protegidas por la UNESCO, lo que complica la construcción de grandes infraestructuras. La excepción es el Glaciar Trift en los Alpes Berneses, donde la compañía eléctrica Oberhasli (KWOEnlace externo) ha diseñado un nuevo depósito hídrico de 400 millones de francos. Pero incluso ahí, a pesar del consentimiento de Pro natura y del WWF, hay quienes se oponen y piden la preservación de los últimos paisajes alpinos.

Inversiones poco seguras

Ya sea que estos proyectos sean aprobados o no, Axpo prefiere no invertir en el uso de energía de los lagos glaciares. A pesar de un cierto potencial y de las subvenciones hidroeléctricas, la evolución imprevisible de los precios de la electricidad y el período de amortización (60-80 años) hacen que este tipo de inversión sea poco seguro, escribe el portavoz Ueli Walther.

La idea “irracional” de utilizar la energía atómica para aumentar la producción hidroeléctrica ha sido rechazada, pero en el futuro se necesitarán modelos viables para garantizar el suministro eléctrico de Suiza. En particular, a partir del 2050, cuando las centrales nucleares del país habrán dejado de funcionar definitivamente.


Traducido del italiano por Marcela Águila Rubín

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes