Navigation

La visita del papa no dejará deudas

“No encontramos ningún patrocinador grande pero sí donadores de diferentes tipos", aseguró Charles Morerod, obispo de Lausana, Ginebra y Friburgo, con respecto a los gastos derivados de la visita papal. Keystone

Los gastos derivados de la misa que el papa Francisco oficiará este jueves en Ginebra como parte de su peregrinaje ecuménico (2,2 millones de francos) no dejarán deudas, aseguró el obispo Charles Morerod.

Este contenido fue publicado el 20 junio 2018 - 13:44

“No encontramos ningún patrocinador grande pero sí donadores de diferentes tipos. Las corporaciones de toda Suiza nos apoyan”, explicó Charles Morerod, obispo de Lausana, Ginebra y Friburgo, en una entrevista publicada el miércoles por el diario suizo ‘La Liberté’. “Estaba prevista una cobertura parcial del déficit”, agregó.

“Tengo buenas razones para pensar que no nos quedaremos con una deuda entre las manos”, enfatizó Morerod. “¡Oremos a San José!”, pidió.

Costo de seguridad

“El costo de la misa es relativamente limitado en comparación con otros eventos de esta magnitud. Pero no pensamos que habrá que alquilar cincuenta pórticos de seguridad, sobre todo de Alemania, Gran Bretaña o Noruega”, precisó el obispo.

Ese tipo de instalaciones son más necesarias para la seguridad de las personas que asistirán a la misa que para la del papa o de la ministra del Medioambiente, Transportes y Comunicación, Doris Leuthard, quien también estará presente, explicó el prelado.

Factura de transporte

“Veintidós camiones cargados con sillas vienen de Francia”, precisó. “Eso implica una gran cantidad de personal. Y hay gastos obligatorios asociados al transporte de los fieles. Tuvimos que contratar 105 autobuses”. La factura de este rubro podría llegar a 300 000 francos.

La misa programada para el jueves en Ginebra reunirá a más de 40 000 personas. El papa Francisco permanecerá diez horas en la ciudad de Calvin y el cantón de Vaud.

Se trata de una visita “histórica” ​a Suiza y tiene lugar casi 15 años después de la de Juan Pablo II. La presencia de Francisco busca fortalecer la unidad del Vaticano con el Consejo Mundial de Iglesias que celebra este año su 70 aniversario.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.