Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

¿Cómo proteger a los discapacitados del abuso sexual?

Cercanía y distancia, un tema siempre presente en las instituciones que se ocupan de los discapacitados

Entre los discapacitados y las personas encargadas de su cuidado existe gran desequilibrio de poder. Por ello, descubrir el abuso sexual es muy difícil. Sobre todo se necesita mucho tacto, dice un experto.

El caso de un terapeuta que violentó a un centenar de jóvenes durante sus 29 años de carrera, conmovió al país entero el pasado mes de febrero.

Ivo Lötscher, director de la asociación profesional de instituciones que se ocupan de personas con discapacidades (Insos, por sus siglas en alemán), habla de los puntos más delicados de un asunto de por sí ya muy sensible.

swissinfo.ch: ¿Cómo pueden asegurarse los padres u otros parientes de discapacitados internados en instituciones de que su hijo o hija no sufrirá abuso sexual?

Ivo Lötscher: Después de que este caso salió a la luz, esta es una pregunta en extremo difícil. Los padres necesitan mucho tacto. Ellos son conscientes de que estos niños necesitan un apoyo especial y que entre los asistentes y ellos existe siempre un desequilibrio de poder, además de que los niños tienen confianza en las personas que los cuidan.

Sin embargo, los padres deben estar siempre muy atentos, deben escuchar detenidamente al niño y en caso de cambios de conducta, ponderar con gran sensibilidad qué podría esconderse detrás de ese cambio. Si tienen una sospecha, de todos modos deben ponerse en contacto con las autoridades de la institución.

swissinfo.ch: ¿Cómo pueden notar los padres u otras personas de contacto que se cometió algo contra un discapacitado cuando esta persona, por ejemplo, no puede hablar?

I.L.: También las personas con una discapacidad reaccionan de manera muy diferente. Algunos tal vez dejan de hablar, se retraen porque se avergüenzan. O cambian su postura corporal, quieren vestir de otra manera, tienen problemas para conciliar el sueño, mojan la cama, etc. Hay muchos indicios que, sin embargo, no tienen que dar cuenta necesariamente de un abuso y por ello pueden ser interpretados de diferente manera.

No obstante, se debe ser consciente que hay personas con discapacidades, en parte graves, que fueron afectadas por los abusos, lo que hace la tarea y la comunicación todavía más difícil. Lo que es claro es que cuando las personas encargadas del cuidado perciben que algo no anda bien, deben tomar los indicios muy en serio.

swissinfo.ch: ¿Cómo se puede comprobar la credibilidad de declaraciones espinosas de los discapacitados? ¿Es posible realmente?

I.L.: Es extremadamente difícil. También en el sector de la discapacidad no puede excluirse que las presuntas víctimas puedan inventar algo por venganza. Por ello, es tarea de los profesionales averiguar si algo está pasando.

swissinfo.ch: ¿Hay posibilidades de enseñar a los discapacitados que no deben tolerar todo, que pueden defenderse?

I.L.: Claro que sí. La actitud frente a la propia sexualidad y el propio cuerpo es una parte sustancial del trabajo de sensibilización con las personas discapacitadas. Es clave que aprendan a decir ‘no’. Es de gran relevancia y es un tema presente. Pero no hay que olvidar:  ¿Qué hace usted con una joven de 20 años que tiene las facultades mentales de un niño de un año?

swissinfo.ch: ¿Se discute sobre las conductas extrañas en las reuniones de personal?

I.L.: Las personas con discapacidades necesitan del contacto cercano, como cualquier otra. Por ello, el tema de cercanía y distancia se aborda específicamente en las reuniones del equipo. Se discute cómo se pueden manejar profesionalmente ciertas situaciones y dónde están los límites.

swissinfo.ch: La actitud frente a la sexualidad está, por principio, reglamentada en los hogares de cuidado?

I.L.: Sí. En las instituciones hay normas vinculantes sobre el tratamiento de la cercanía, la distancia y la sexualidad. Las conocen los empleados y las empleadas y las transmiten a los moradores del hogar. En el caso mencionado (el de Berna) es totalmente claro que se transgredieron todas las reglas y límites.

No obstante, en la vida diaria hay muchos matices. ¿Cuándo un acercamiento se convierte en abuso?

swissinfo.ch: ¿Sería posible que, por ejemplo, evitar que una persona sola haga la limpieza íntima de los pacientes?

I.L.: Este sería un método seguro, pero hasta cierto punto. Se recuerda el caso de cuatro empleados de un hogar de cuidados en Zúrich que humillaron a personas y las filmaron. O sea, la presencia de otro empleado no ofrece una garantía. Además hay que considerar que la presencia de otra persona, además del cuidador, no es siempre agradable.

Actualmente es una medida estándar que se realice la limpieza íntima solamente con las puertas abiertas. Eso debería desanimar a los potenciales agresores, que saben que en cualquier momento puede entrar alguien.

Pero cuando está presente una sola persona - por ejemplo en la noche – esta medida de seguridad no sirve para nada. Y, por cierto, es una cuestión de la disponibilidad de recursos: controles mejores y más frecuentes son posibles solamente cuando se puede emplear a más personal. Pero para ello se necesitaría más dinero. 

swissinfo.ch: ¿Cómo se libera a una persona discapacitada mental del trauma del abuso sexual?

I.L.: Tampoco en este caso hay una panacea. Discapacitadas o no, las personas reaccionan de manera diferente ante el abuso sexual  El proceso de recuperación es individual o, con frecuencia, se lleva a cabo junto con los padres, que también suelen resultar traumatizados cuando saben que su hijo ha sufrido un abuso. Hay organizaciones especializadas que saben cuáles son las primeras medidas y cómo hay que proceder.

FORMACIÓN DE CUIDADORES

Ivo Lötscher dice al respecto:

El programa de fomación de los cuidadores incluye temas como el poder, la violencia, el manejo de la misma y su prevención.

La formación con respecto a la violencia sexual se ha profesionalizado enormemente en los últimos años.

Hoy se habla sobre sexualidad, antes se hacía muy poco".

Fin del recuadro

LA FEDERACION INSOS

Insos (Instituciones sociales suizas para personas con discapacidad) representa, como asociación a escala nacional, los intereses de 750 instituciones dedicadas al cuidado de personas con discapacidad.  

Ofrecen a 60.000 discapacitados trabajo, una estructura diaria, un hogar así como la posibilidad de aprovechar medidas de integración o gozar de una formación profesional.

Insos Suiza vela por condiciones marco óptimas, por personal suficiente y bien formado, así como por el mantenimiento de los estándares de calidad en las instituciones.

Fin del recuadro


Traducción, Rosa Amelia Fierro, swissinfo.ch


Enlaces

×