Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

¿Fin del mundo? El 21.12.12: La ‘profecía maya’ que jamás existió

Bajorrelieve maya del Gran Palacio, construido en el Siglo VII bajo el rey Pacal, en Palenque, (estado mexicano de Chiapas).

Bajorrelieve maya del Gran Palacio, construido en el Siglo VII bajo el rey Pacal, en Palenque, (estado mexicano de Chiapas).

El hombre necesita creer y también temer. Tras la erupción del Vesubio, el gran incendio de Londres, la llegada del cometa Halley o el temido año 2000, Occidente atribuye hoy a los antiguos mayas el vaticinio de un apocalipsis este 21 de diciembre.

Desde México, dos expertos en la civilización maya, Eric Velásquez -historiador y epigrafista de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)- y Alfredo Barrera -arqueólogo del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH)- rechazan contundentes que los mayas hayan anticipado catástrofe alguna. Y afirman que hay tableros jeroglíficos mayas que hacen referencia al año 4772 D.C.

swissinfo.ch Partamos de cero… Existen solo dos legados mayas, el ‘Monumento número 6’ de Tortuguero, en Tabasco (México), y ‘El Escalón 5’ de la escalera jeroglífica de La Corona, en Petén (Guatemala), que hacen referencia al controvertido 21 de diciembre del 2012. ¿Qué expresan exactamente dichas inscripciones?

Erik Velásquez: Efectivamente, son los únicos dos sitios que poseen inscripciones alusivas a esta fecha. Los mayas tenían distintos calendarios (ver columna derecha). Uno de ellos utilizaba un sistema para computar el tiempo que va desde las profundidades del tiempo pasado hasta el futuro. No tiene principio ni tendrá fin. Sin embargo, definieron al año 3114 A.C. como la referencia del inicio del ordenamiento vigente del mundo, algo así como el punto de partida de nuestra creación presente.

Este calendario, que ahora es conocido como ‘cuenta larga’, segmenta el paso del tiempo en diversas referencias, una de ellas, los baktun. Este 21 de diciembre se termina el baktun número 13. Se celebra pues un aniversario más de la creación, pero solo eso. La inscripción no dice absolutamente nada con respecto a una destrucción o creación. Es un simple paso hacia el baktun número 14.

 

Alfredo Barrera. Esta ‘cuenta larga’ es una definición que es producto del trabajo de expertos como J.T. Goodman, Juan Martínez Hernández y Sidney Thompson, entre otros. Y en ese calendario se registraban sucesos importantes para los gobernantes, como ascensos al trono, alianzas matrimoniales, y también se relacionaban hechos registrados en los otros dos calendarios  existentes (sagrado y ordinario).

swissinfo.ch: ¿Existe algún otro registro, fecha o alusión hecha por los mayas sobre un potencial “fin de la humanidad” que hubiese generado confusión o incertidumbre?

EV: Los mayas consideraban que las cosas se desordenaban algunas veces en el universo y entonces era tarea de los dioses o de los gobernantes, reordenarlo todo. Pero la idea del fin de los tiempos jamás existió para ellos.

Son textos escritos a partir del siglo XVI, con caracteres romanos o latinos, los que comenzaron a hablar de que los mayas anticipaban un diluvio de fuego que pondría fin a la civilización presente, pero es muy importante destacar dos cosas: esta información jamás apareció en ningún texto prehispánico y tampoco existe ninguna fecha al respecto. Uno de los documentos que contiene esas alusiones es, por ejemplo, la ‘Apologética Historia Sumaria’ de Fray Bartolomé de las Casas.

swissinfo.ch ¿Cómo y cuándo se desvirtúan pues las inscripciones mayas del 21.12.12? El punto de partida fue aquel libro ‘México místico: la llegada de la sexta era dela conciencia” de Frank Waters que introdujo en los 70’s el concepto de la profecía maya del fin del mundo…

E.V.:Frank Waters, escritor estadounidense New Age, supo de la inscripción del Tortuguero e hizo una analogía con la idea de los mexicas sobre los Cinco Soles Cosmogónicos. Mezcló de forma poco académica y comenzó a hablar del fin del mundo.

A.B.:Estamos ante una interpretación completamente errónea, novelesca y fuera del estudio científico del legado de los mayas. No existe un solo estudioso mayista que haya hablado de profecías de este tipo. Sin embargo, los mitos crecen, surgen películas, libros, comentarios en Internet y de pronto estamos frente a un fenómeno mediático. Pero insisto, no existe ni una sola evidencia seria de que los mayas hayan pronosticado una catástrofe.

swissnfo.ch: ¿Es nuestra herencia judeo-cristiana, más proclive al castigo y a los puntos finales, la que explica pues una profecía que jamás existió?

EV:El pensamiento de los mayas no es apocalíptico como el nuestro. La idea del fin del mundo es muy importante para la cultura occidental, pero completamente ajena y desconocida para ellos. Estamos extrapolando a los mayas antiguos nuestros propios miedos e ideas.

La gente tiene necesidad de creer en algo, y eso nos conduce a múltiples debates. Pero en Occidente, el fin del mundo es un negocio muy redituable. Siempre hay quien inventado fechas apocalípticas en el pasado y seguirá sucediendo en el futuro.

swissinfo.ch: Si los mayas contemplaban un baktun 14, hablemos de él. ¿Qué testimonios nos dejaron sobre eventos posteriores al 21.12.12?

AB: En la Estela número 1 de Cobá, en Quintana Roo (México), existen al menos 20 alusiones posteriores al baktun  número 13. Es claro que los mayas no tenían prevista ninguna catástrofe en 2012.

Y hay más, en Palenque, Chiapas (México), el panel oeste de los tableros jeroglíficos del Templo de las Inscripciones contiene un registro que hace referencia a una fecha precisa y distante, el 15 de octubre del 4772 D.C., aunque no hace ninguna profecía concreta para este día, para los mayas, el mundo iría mucho más allá del presente año.

swissinfo.ch: Los mayas fueron médicos, matemáticos y astrónomos, entre otras cosas. La conquista ‘eclipsó’ sus manifestaciones, pero en el presente se les ha convertido en sabios, casi en gurúes. ¿Cómo evaluarlos en su justa dimensión? ¿Qué nos aportan en el siglo XXI?

EV: Los hallazgos y desarrollo de la cultura maya se menospreció tras la conquista. Ahora se les idealiza y se les considera una suerte de civilización superior. Para entender a los mayas hay que encontrar el equilibrio. Tenían las mismas capacidades y limitaciones que nosotros. Vivían preocupados por su entorno inmediato, por las condiciones adversas de una selva lluviosa, y por evitar que la mitad de sus niños murieran. Su esperanza de vida era de solo 35 años. Luchaban con sequías y huracanes.  A nosotros, en Occidente, nos educan para vivir y consumir.  Ellos, en contrapartida, estaban familiarizados con la muerte y la aceptaban sin conflicto, quizás esto último es algo que podríamos aprenderles. Y también su capacidad de adaptación. En el presente existen más 5 millones de mayas, hombres y mujeres de hoy, que viven en su territorio, o que han migrado a otros países, que hablan inglés u otros idiomas, pero que han sido capaces de conservar la riqueza de su lengua y sobre todo, de su particular cosmovisión.

Los calendarios mayas

Los mayas desarrollaron tres tipos de calendario:

 

TZOLKIN (sagrado). Contaba con 260 días distribuidos 13 meses de 20 días. Era el más importante porque reflejaba ceremonias religiosas y ciclos de lluvia, caza y pesca. El 20 era un número sagrado para los mayas –base de su sistema numérico- y el 13 reflejaba el número de dioses y también el número de demonios en los que creían.

 

HAAB (ordinario). Un calendario solar que consideraba 365 días repartidos en 18 meses de 20 días, a los que se sumaban 5 días al final del año que consideraban “sin nombre” y a los que se atribuían desgracias. En estos días celebraban el año nuevo, se realizaban ofrendas y se evitaban el esfuerzo físico para alejar los infortunios.

 

LA CUENTA LARGA. Es un calendario parecido al cristiano en donde los mayas decidieron reflejar el día de la creación del mundo actual –que corresponde al 13 de agosto del 3114 A.C. del calendario gregoriano.  En esta cuenta larga existen diversas referencias:  kin (un día), winnal (20 días, o mes maya), tun (360 días o 18 winnal), katun (7.200 días o 20 tun) y baktun (144.000 días o 20 katun).

El 21 de diciembre del 2012 corresponde al último día del baktun número 13 de los mayas.

Fin del recuadro

¿Quiénes eran los mayas?

La civilización maya se desarrolló en Mesoamérica, región que hoy comprende el sureste de México, Guatemala, Belice, Honduras y El Salvador. Hay distintas teorías sobre su punto de partida, pero la mayoría de los estudiosos lo cifra alrededor del año 1000 A.C. y considera que su declive tuvo lugar hacia el año 1600 DC con la conquista de las últimas ciudades mayas.

Los mayas desarrollaron 40 lenguas, fueron campesinos y comerciantes, pero también fueron matemáticos, médicos y astrónomos. Muchos expertos afirman hoy que pese a su debilitamiento, no puede hablarse de extinción porque aún existen hoy más de 5 millones de mayas que conservan su cosmovisión ancestral y dialectos.

Su principal legado arquitectónico incluye ciudades como Nakbé, El Mirador, Palenque, Petén, Tikal o Quiriguá, estas dos últimas son consideradas Patrimonio de la Humanidad por parte de la UNESCO.

Fin del recuadro

swissinfo.ch


Enlaces

×